•  |
  •  |
  • END

Dos jóvenes mujeres murieron de forma violenta, con casi 12 horas de diferencia, entre la mañana del domingo y la noche de ese mismo día.

Yesenia del Carmen Reyes Díaz, de 22 años, y Gema Elizabeth Censio Mendoza, de 30, son las víctimas que fueron ultimadas el pasado domingo.

Las dos féminas murieron a manos de hombres con largos historiales delictivos, y que coincidentemente gozaban de su plena confianza, porque a Yesenia del Carmen la mató un supuesto amigo, y Gema Elizabeth fue aniquilada por su pareja, un hombre de 33 años.

El primer crimen aconteció en la comunidad de San Benito, jurisdicción de Tipitapa, donde Carlos Daniel Areas, de 25 años, le propinó una mortal estocada a la altura del corazón a Yesenia del Carmen Reyes.


Crimen por llaves
Yesenia del Carmen viajaba en la parte trasera de una motocicleta en compañía de un hombre sólo identificado como Roberto, con quien se cayó al pasar por un charco, según las investigaciones policiales.

Acto seguido, Areas se apoderó de las llaves de la motocicleta y exigió le diera cien córdobas para devolverlas, lo que originó una reyerta con el motociclista, hasta que el victimario sacó un filoso cuchillo y lo clavó a Reyes, quien era conocida entre los pobladores de San Benito como “La Yuma”,
La mujer fue llevada con vida al hospitalito de Tipitapa y luego trasladada al Hospital Alemán Nicaragüense, pero murió cuando era introducida al quirófano de ese centro asistencial.

Esperanza del Socorro Mejía Díaz, hermana de “La Yuma”, se quejó de la supuesta indolencia del personal médico del hospitalito de Tipitapa, donde según ella, a su hermana le decían que estaba haciendo el “show”, porque se quejaba del dolor que produjo la mortal herida.


Seis estocadas
De igual manera, un callejón oscuro del Mercado “Iván Montenegro” fue el escenario que escogió Moisés Jeremías Ramos Roque, de 33 años, para apuñalar mortalmente seis veces a su pareja, Gema Elizabeth Censio Mendoza.

El victimario, quien tiene un largo historial delictivo y también es conocido con los motes de “Zapatito” y “El Perro”, al ser capturado por la Policía tenía en su poder dos cuchillos ensangrentados.

Las autoridades policiales sospechan que tanto víctima como victimario al momento del crimen probablemente estaban bajo los efectos de alguna droga, por tener antecedentes de ser narcodependientes.

Moisés Ramos Roque será acusado hoy en los tribunales por parricidio, porque vivía en unión de hecho estable con su víctima, aseguró el capitán Gregorio García, vocero de la Estación Seis de Policía.