•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Pedro Dávila Ordeñana, de 40 años, fue asesinado de cinco balazos y múltiples machetazos en su natal comarca, que tiene por nombre La Luna y El Sol, en el municipio de Bonanza, Región Autónoma del Atlántico Norte.

El occiso yacía boca abajo y ensangrentado en el camino comarcal, con dos impactos de bala, aparentemente de revólver calibre 38, en la espalda; dos más en el cráneo y otro en el cuello. Uno de los disparos le destrozó el riñón izquierdo.

Como si no fueran suficientes los disparos en contra del hombre, también fue rematado a machetazos, al punto que fue dejado casi decapitado, con seis heridas cortantes en el cuello y la cabeza, la cual quedó a un lado y sostenida por una delgada tira de piel.

El infortunado salió de su casa ubicada en la comarca La Luna y El Sol, y se dirigía al área urbana de Bonanza, exactamente hacia un negocio donde laboraba como vigilante, cuando aparentemente fue interceptado y asesinado con atrocidad extrema.

Hasta ahora se desconoce tanto al autor o actores de este espeluznante crimen, así como el móvil del mismo. Se presume que lo perpetrado se debió a una venganza o “pasada de cuentas”, por la excesiva saña empleada.

Será la Policía Nacional la que identificará al criminal o criminales, y determinará las causas de este espeluznante crimen, que alteró la paz y tranquilidad del lugar.