José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

EL RAMA

Juan Francisco Pérez Masís, representante de diez familias que integran la Cooperativa en la Finca Santa Elena, ubicada en la comarca Correntada Larga, al norte de este municipio, denunció a EL NUEVO DIARIO que tres viviendas campesinas fueron quemadas el mismo día que se presentaron a dicha propiedad los ciudadanos Denis Báez, delegado municipal de la Procuraduría General de la República, y Héctor Somarriba, Fiscal Auxiliar, acompañados de dos miembros de la Policía y cuatro del Ejército de Nicaragua.

Supuestamente éstos realizaban una investigación en el lugar, dando seguimiento a una denuncia de usurpación de dicha propiedad que interpusiera ante la Fiscalía la señora Juana Petrona Rivas de Pacheco.

El denunciante afirma que en esta propiedad apareció un militar, del que desconocen su nombre y el objetivo de su presencia, pero a través del mismo procurador Báez, a los afectados se les confirmó que el uniformado fue puesto en el lugar por su superior, el coronel Ronaldo Velásquez, Jefe del Quinto Comando del Ejército en Juigalpa, Chontales.

En su versión, Pérez Masís asegura que ese mismo día que llegaron estas personas, ya entrada la noche, les quemaron una vivienda estando ahí presente el soldado del Ejército. Nadie sabe quién quemó la vivienda, pero es un hecho que el militar estaba presente.

El lunes, tres días después, también les quemaron dos viviendas más, para completar tres casas quemadas, lo que perjudica en gran medida a tres familias beneficiarias de dicha propiedad.

Los afectados sospechan que las quemas fueron ordenadas por el Procurador o el miembro del Ejército que dejaron en esa propiedad, pero tal versión no pueden sostenerla, a falta de pruebas. Los afectados no informaron a cuánto ascienden las pérdidas económicas por las viviendas quemadas.

Por su parte, Denis Báez, Procurador de la Propiedad en este municipio, negó que él y el fiscal hayan dado orden de quemar las viviendas, por lo que rechazó tal sospecha.

De igual forma, el mayor Edgardo Pérez, Jefe de Inteligencia del Quinto Comando Militar, informó a EL NUEVO DIARIO que efectivamente a solicitud de la señora Juana Petrona Rivas de Pacheco, se envió a un efectivo militar a dicha propiedad, pero era sólo para brindar protección a la productora, mientras ella entraba a esa propiedad. Una vez que las autoridades realizaron su labor en el terreno, se retiró del lugar al militar.

Aprovechó para aclarar que en el Ejército no están facultados ni para desalojar a nadie, mucho menos para mandar a quemar viviendas, como están especulando los afectados, concluyó el jefe militar.