•  |
  •  |
  • END

Los miembros de un jurado de conciencia declararon culpable de robo con intimidación a uno de los dos sujetos que la Fiscalía acusó por el cuantioso atraco que sufrió en marzo la empresa Western Union-sucursal Palí Las Mercedes, delito que le podría costar diez años de su libertad a Antolin Edilberto Hernández, quien tiene pendiente un segundo juicio por otro robo en otra sucursal de la misma compañía.

La juez Sexto Penal de Juicio, Ingrid Lazo, calificó los hechos como robo con intimidación, porque si bien es cierto un vigilante y la cajera, Alma Iris Ortiz, resultaron heridos cuando los asaltantes quebraron el vidrio de la ventanilla de la compañía, no hubo dolo, criterio que no compartió la fiscal Jaeneth Canelo, quien pidió la pena máxima de dos años de prisión por las lesiones y diez por el robo.

El abogado Moisés Acevedo pidió la pena mínima de cinco años de cárcel por el atraco que cometió Hernández, por su poco grado de escolaridad y actuar irresponsablemente, elemento que pidió se tuviera como atenuante. La juez citó a las partes para conocer sentencia condenatoria el lunes.

Antolín Edilberto Hernández alegó ante los miembros del jurado que el día de los hechos (25 de marzo) estaba en los juzgados firmando ficha de control de procesado por la otra causa que tiene pendiente, pero los testigos que el abogado Moisés Acevedo propuso para demostrar tal afirmación no llegaron a declarar.

Junto a Hernández también estaba acusado Braulio Cruz Ramos, quien probó por medio de dos testigos que no es un asaltante, sino un joven universitario que se gana la vida haciendo recorridos escolares para niños en uno de los taxis de su padre.

El día y hora del atraco, Cruz le hizo un viaje de una hora a su vecino, Juan Felipe Castellón, testimonio que fue determinante a la hora de que los miembros del tribunal de jurados emitieran veredicto de no culpabilidad.

En el atraco a la Western Union-Palí Las Mercedes, la empresa perdió 17 mil 977 dólares y 124 mil 450 córdobas, dinero que no ha aparecido.

Por el mismo robo a esta sucursal hay dos menores de edad a la espera de juicio oral y público.