•  |
  •  |
  • END

Frente a la puerta de su casa, en un callejón del barrio Memorial Sandino, a las diez de la noche del martes fue ultimado de una estocada en el abdomen el joven Marvin Antonio Torres Urbina, de 20 años.

El crimen fue ejecutado por dos sujetos encapuchados, dijo Ricardo José Hernández, padre adoptivo de la víctima.

Aparentemente el móvil del crimen fue el robo, pero extrañamente los criminales mataron a Torres sin que éste y los dos amigos que lo acompañaban opusieran resistencia.


No opuso resistencia
Según la denuncia presentada en la Estación Tres de Policía, el crimen se produjo después que Torres y sus dos amigos habían entregado sus pertenencias a los encapuchados.

Uno de los criminales que sujetaba del cuello a uno de los amigos de Torres y quien blandía un filoso cuchillo soltó a éste y luego se abalanzó sobre el joven obrero.

Al sentirse herido de muerte, Torres trató de refugiarse en su casa, pero cayó en la entrada a la misma, de donde fue auxiliado por sus parientes, quienes lo llevaron agonizante al Hospital “Lenín Fonseca”, pero expiró al momento de ingresar a la Sala de Emergencias.

Marvin Antonio Torres, el mayor de cuatro hermanos, deja en la orfandad a una niña de tres años. Trabajaba en la Alcaldía de Managua y cursaba el segundo año de secundaria, en la modalidad sabatina, aseguró su padre de crianza.

Al cierre de la presente edición, las autoridades de la Tercera Sección de Policía aseguraron que los autores del crimen seguían como desconocidos.