Francisco Mendoza S.
  •   Jinotega  |
  •  |
  •  |

Padre e hijo fueron asesinados a machetazos por unos sujetos que supuestamente pertenecen a una banda de antisociales conocida como “La Trampa", los que extrañamente se entregaron a las autoridades jinoteganas.

Este hecho sangriento se registró en la comarca Volcán Grande, municipio de Jinotega, donde perdieron la vida los ciudadanos Reinaldo Estanislao Lagos Mejía, de 60 años, y Víctor Manuel Lagos Miranda, de 30, quienes fueron atacados a machetazos cuando se movilizaban por el lugar antes mencionado.

Las primeras investigaciones señalan que padre e hijo fueron interceptados en la vía pública por los hermanos Evenor, Juan y José Muñoz Barrera, quienes sin discutir con ellos los atacaron con machetes hasta quitarles la vida, pese a que los infortunados trataron de defenderse, a juzgar porque uno de los sospechosos del crimen presenta desprendimiento del dedo índice de la mano derecha.

La Policía, a través de la vocería departamental, señaló que don Estanislao recibió 13 machetazos: cuatro filazos en el antebrazo izquierdo y le mutilaron un dedo de la mano izquierda, uno en el hombro derecho, tres en la espalda, tres en la mano y brazo derecho, otro en el cuello, que le desprendió el pómulo derecho y otro en la cabeza. El sexagenario, además, sufrió desprendimiento de la dentadura.

Mitras que Víctor Manuel, hijo de don Reinaldo Estanislao, recibió un machetazo en la mano izquierda, otro en el rostro que le desprendió el ojo izquierdo, otro machetazo le partió la cabeza y provocó que se le saliera la masa encefálica. De igual forma, el cuerpo presenta una herida en el parietal izquierdo, un machetazo en la nuca, que por poco le desprende la cabeza, y otro machetazo en el hombro derecho. En total, el joven recibió seis machetazos.

Una patrulla se presentó al lugar del crimen para realizar las investigaciones correspondientes, y sus miembros verifican si las causas del crimen fueron antiguas rencillas entre las víctimas y los asesinos, quienes después de acabar con la vida de don Estanislao y  Víctor, se presentaron ante la Policía voluntariamente y aceptaron ser los autores del crimen.

Ahora, los reos confesos, además de responder por este asesinato, deberán enfrentar una serie de cargos por delitos cometidos cuando supuestamente pertenecían a la banda “La Trampa", que azotaba la comunidad de Pueblo Nuevo, en el municipio de San Rafael del Norte.

Muere atropellado

Otro que perdió la vida, pero en accidente de tránsito, fue el ciudadano Juan Martín Rizo, de 38 años, quien fue arrollado por una camioneta cuyo conductor no fue identificado debido a que huyó después del hecho.

Este suceso se registró en la comarca Tomatoya, en el kilómetro 176 de la carretera a San Rafael del Norte, cuando Juan Martín, quien era originario de la comarca Chagüite Grande, caminaba a la orilla de la vía y fue catapultado por la camioneta. El cuerpo del infortunado campesino fue levantado por sus familiares para darle cristiana sepultara.