Ernesto García
  •  |
  •  |

Wilfredo Torres Centeno, de 38 años, hizo valedero el refrán que reza: “El gallo viejo con el ala mata”. Pero esto podría costarle muchos años en la cárcel de comprobarse que violó a su ex nuera, una adolescente de 13 años.
Esta sórdida historia se vive en un barrio marginal del Distrito Seis de Managua, el más extenso y más poblado de la capital.
La joven víctima, a quien los médicos este ocho de noviembre le fijarán una fecha aproximada de su parto, asegura que el niño que lleva en su vientre es fruto de las relaciones sexuales que durante meses sostuvo con Torres.
De acuerdo al relato de la joven, quien recientemente cumplió 15 años, ella terminó su romance con el hijo de Torres el 31 de marzo de 2006, porque supuestamente le era infiel con una amiga.
Tres semanas después, la adolescente comenzó a salir con el padre de su ex novio, y el dos de mayo del mismo año se convirtió en su amante.
Esta relación extramarital se extendió hasta junio de 2007, cuando la joven supuestamente violada le comunicó a Torres que estaba sufriendo de “achaques”, es decir, los malestares típicos del embarazo.

“Lo tuyo es sicológico”

Según la joven, de tez blanca, cuando ella le comunicó a su ex suegro que le daría un niño, éste, durante mes y medio, le decía que el embarazo del que ella le hablaba era algo subjetivo o irreal.
“Lo tuyo (lo del embarazo) es sicológico, me pasó diciendo desde el nueve de mayo hasta el 11 de junio (2007), que fue la última vez que tuvimos relaciones sexuales”, dijo la adolescente acerca del hombre que logró hacer lo que su hijo no pudo, es decir, seducirla.
Aunque la relación de pareja  fue con el consentimiento de la joven, el Código Penal establece que la persona mayor de edad que tiene relaciones con una menor de 15 años deber ser tenido como autor del delito de violación.