•  |
  •  |

Una persona murió y otras ocho resultaron lesionadas en un accidente de tránsito ocurrido a las 11:40 minutos de la noche del lunes último, en el kilómetro 122 de la carretera León-Chinandega, cerca de los almacenes del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua.

La fallecida fue identificada como la profesora Esperanza Álvarez Rostrán, de 47 años, originaria del barrio La Libertad, de Chinandega, y los lesionados son: Francisco Medina, de 58 años; Walter José Quezada Bravo, de 32; Johana María Duarte, de 35; Francis Juniet Medina, de 14; Francisca Sotelo Urroz, de 52; Fernando Ramón Bravo Gutiérrez, de 22; Luisa Bravo, de 44, y Ronald Francisco Medina Bravo, de dos años, quienes se recuperan en el Hospital España, de Chinandega.

Regresaban del aeropuerto

Francisco Medina, de 58 años, quien resultó con golpes en el cuello y brazo derecho, relató a EL NUEVO DIARIO que salió a las cinco de la tarde del lunes junto a siete parientes rumbo al Aeropuerto Internacional “Augusto César Sandino”, de Managua, a bordo del microbús azul plateado, Hyundai, placas CH-142, conducido por Fernando Ramón Bravo Gutiérrez, a traer a Luisa Bravo, quien también resultó con golpes leves, y a su nieto, Ronald Francisco Medina Bravo, quien resultó con fractura en la pierna. Ambos procedían de los Estados Unidos de Norteamérica.

“Casi llegando a Chinandega se nos atravesó un caballo, el chofer del microbús lo esquivó, se desvió a la derecha y se fue en un barranco. El conductor y yo quedamos prensados. Varios militares y habitantes de la comarca San Benito nos sacaron. A la profesora la sentaron, pero falleció en el Hospital España”, lamentó Medina, suegro de Walter José Quezada Bravo, propietario del automotor.

Por su parte, Francisca Catalina Sotelo Urroz confirmó la versión de que el chofer intentó esquivar un caballo y por eso se produjo el accidente. Añadió que el vehículo se precipitó al salir del borde de la carretera.

Fernando Ramón Bravo Gutiérrez aseguró que conducía un camión hacia la ciudad de Granada, pero en León, su hermano, Pablo Bravo, le dijo que tomara el timón del microbús, y él se llevó el camión hacia “La Gran Sultana”.

Encierren los semovientes
 
El subcomisionado Justo Zamora, portavoz de la Policía de Chinandega, informó que de acuerdo a las investigaciones, el accidente se produjo cuando otro vehículo que circulaba en sentido contrario afectó la visión del chofer del microbús interlocal, quien de remate intentó esquivar un caballo y se precipitó en un barranco.

Francis Martínez, sobrina de la difunta, aseguró que su tía Esperanza, quien impartía clases en el Colegio “Fe y Alegría”, de Chinandega, era madre de cuatro hijos adultos, abuela de tres nietos, y muy apreciada por la comunidad.

Instó a las autoridades a obligar a los dueños de semovientes que deambulan por las carreteras a encerrarlos para evitar tragedias. La profesora Esperanza Álvarez Rostrán fue sepultada la tarde del martes en Chinandega.