•  |
  •  |
  • END

Tendido sobre la sala de la casa de su mamá, con una estocada en el pecho, terminó la vida del joven comerciante Nery Rojas Castro, de 28 años.

El crimen tuvo como antesala una jornada de tragos entre la víctima, su pareja, Anielka Rosales, y otros dos amigos, informó el comisionado Guillermo Saballos, jefe de la Estación Seis de Policía.

De acuerdo a lo encontrado en la escena del crimen, Rojas fue apuñalado en la cocina de la casa y luego arrastrado hasta la sala. Las primeras investigaciones hechas por la Policía revelan que en la cocina hubo un pleito, porque se encontró un horno microondas con la puerta quebrada.

Anielka Rosales, quien estaba histérica en la escena del crimen, fue llevada prisionera a la Estación Seis de Policía, junto a un hombre, cuya identidad no fue dada a conocer.

La Policía revisó a Anielka Rosales y en el cuerpo no encontraron huellas de violencia, lo que hace presumir a la Policía que haya sido otro de los que estaban tomando licor con Rojas el que le haya quitado la vida.

Un familiar de Nery Rojas reveló a las autoridades policiales que la víctima acostumbraba dar maltrato a su pareja. El hombre de 28 años deja en la orfandad a dos niñas.