•  |
  •  |
  • END

Caminando lentamente bajo la mirada sigilosa de dos policías, salió ayer domingo del Hospital Alemán–Nicaragüense, rumbo a la cárcel, el sujeto José Gómez Sánchez, uno de los implicados en el crimen del cambista Sergio Maltez Rivas, acaecido la semana pasada.

Gómez fue dado de alta por las autoridades médicas, abandonó la cama 1 de la Sala de Cirugía de Varones a eso de las 11 y media de la mañana, y salió por el portón norte de ese centro asistencial, casi media hora después.

Al salir del hospital, Gómez se cubría la mitad del cuerpo, de la cintura hacia abajo, con un pijama del hospital y con una mano se sostenía los genitales.

Mientras tanto, en la región abdominal y toráxica era visible a lo largo la gasa y esparadrapo que cubre los puntos quirúrgicos de la operación que le hicieron los médicos para salvarle la vida.

Gómez fue abandonado por sus “compinches”, la tarde del miércoles, en la entrada a la Hospital Alemán–Nicaragüense, casi media hora después del crimen del cambista a Sergio Maltez Rivas, a quien ultimaron en una calle de Altamira, para robarle un bolso con casi cuatro mil dólares.

La salida del presunto criminal despertó la atención de pacientes y familiares de éstos, quienes esperaban desde la temprano la hora de visita, y hubo hasta quien le tomó fotografía como es el caso de una joven quien le tiró varios “flachazos” a Gómez.

A la DAJ
Por ser considerado un reo de alta peligrosidad, José Gómez Sánchez fue trasladado en una patrulla a la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, ubicada en la Loma de Tiscapa. En la DAJ están las cárceles de más alta seguridad con las que cuenta la Policía y donde son llevados los reos considerados de más peligrosidad.

La vocera policial, comisionada mayor Vilma Reyes, anunció el fin de semana que Gómez será puesto a la orden del Ministerio Público, para que sea acusado en los tribunales comunes.

Una fuente vinculada a las investigaciones, dijo que Gómez será denunciado ante la Fiscalía por lo que hace a la presunta autoría del delito de robo con intimidación con resultado de muerte.