Lizbeth García
  • |
  • |

Pese a que la Defensoría Pública hizo su mejor esfuerzo por “sacar de las brasas” a Guillermo Enrique Orozco, alias “El Guiler”, de 25 años, alegando que tiene cáncer en la próstata, el juez suplente Séptimo Penal de Audiencias, Felipe Jaime Sandoval, le decretó la prisión preventiva por la presunta autoría del delito de homicidio en perjuicio de Edwin Daniel Baptist, de 28 años.

No obstante, el judicial ordenó al Instituto de Medicina Legal que valore al acusado para corroborar si está enfermo o no, y si puede o no permanecer en régimen carcelario. El juicio quedó programado para el 13 de diciembre de este año.

Según la acusación, el tres de junio de este año, el acusado supuestamente se presentó a la casa de doña Vilma González, ubicada en Villa Venezuela, donde se celebraba una fiesta de 15 años, para provocar a la víctima y a sus amigos.

Agrega la acusación que “El Guiler” supuestamente sacó dos armas de fuego --una calibre 22 y otra 32--, una en cada mano, y disparó hacia la víctima y sus amigos, obligándolos a correr.
Con la ayuda de su hermano, Alexander Baptist, y un amigo, la víctima logró correr unos metros más, pero se desmayó, mientras sus acompañantes huían para salvar sus vidas, circunstancia que fue aprovechada por un menor de edad que le asestó al herido seis puñaladas que acabaron con su vida.

Pruebas aplastantes

La Fiscalía presentó abundante prueba testimonial en contra de Orozco, también ofreció el recibo de ocupación de las armas y el resultado de la prueba de productos nitrados que reveló presencia de pólvora en las manos del acusado, lo que indica que efectivamente disparó.

Pese a la contundencia de las pruebas, días atrás un familiar del sospechoso, que sólo se identificó como Guillermo, amenazó telefónicamente a EL NUEVO DIARIO bajo el supuesto de que el verdadero autor del crimen era otro y que Orozco ni estaba prófugo ni estaba acusado por homicidio, afirmación que es totalmente falsa, porque la orden de captura estaba lista desde el 26 de octubre, cuando la fiscal Verónica Reyes acusó al menor de edad involucrado en el crimen.

La Defensoría Pública, instancia que se encargó de la defensa técnica del acusado, reconoció que éste tenía orden de captura, pero destacó el hecho de que Orozco decidió presentarse a enfrentar el proceso voluntariamente, lo que no sirvió de nada porque el juez consideró que por la forma como ocurrió el crimen, donde lo que está de por medio son rencillas entre pandillas de Villa Venezuela, era mejor que el imputado esperara en prisión el juicio.