•  |
  •  |
  • END

De nada sirvió que José del Carmen Gómez Sánchez se subiera la camisa que andaba puesta para mostrar la herida de bala que tiene en el abdomen, ni que llorara en los pasillos judiciales, porque de todos modos el juez Julio César Arias le decretó la prisión preventiva, desechando así los alegatos de peligro de muerte y detención ilegal que su abogado hizo a su favor.

Gómez está acusado por la presunta coautoría de robo con intimidación con resultado de muerte en perjuicio del cambista Sergio Clever Maltez Rivas, quien falleció el pasado cuatro de julio, a las 12:50 del mediodía, tras haber sido baleado por uno de los tres sujetos que a bordo de un carro rojo frijol, placas 214-353, llegaron a las inmediaciones de La Vicky, en Altamira, donde la víctima laboraba, para robarle un bolso canguro con 3,000 dólares.

Según la acusación, José del Carmen supuestamente tomó de los brazos y por detrás al cambista, para que el otro asaltante le robara el bolso con el dinero que Maltez se negaba a entregar. En ese momento, el tercer asaltante, que estaba al volante, le disparó a la víctima en el corazón, y cuando ya estaba en el suelo, el detenido lo despojó del canguro y huyó junto a los otros atracadores.

Pero Gómez no llegó a “feliz destino”, porque aparentemente la misma bala que traspasó al cambista del pecho a la espalda, se le alojó en el abdomen, y sus compinches optaron por irlo a dejar a la sala de emergencias del Hospital Alemán-Nicaragüense.

El abogado de Gómez, Noel Alonso Cano, explicó que la medida de prisión preventiva que le impusieron a su cliente es violatoria del derecho a la libertad, porque aparte de que su cliente ha colaborado con la Policía para demostrar que los hechos no ocurrieron como dice la Fiscalía, existe un dictamen médico que establece que la vida de su cliente corre peligro, y fue acusado siete minutos después de que se venciera el término de 48 horas de investigación.

Pero el juez Quinto Penal de Audiencias desestimó tales alegatos, le decretó la prisión al acusado, porque hay dos personas no identificadas que aún están en fuga, y programó la audiencia inicial para el 18 de junio.