Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Taxista admite delito y rompe en llanto
El taxista Norman Moisés Fernández Chamorro le dio una lección de moralidad a todos aquellos conductores que infringen la Ley de Tránsito y no reconocen su error, porque admitió llorando que hizo un giro indebido sobre la vía, el pasado nueve de abril, y atropelló a doña María Concepción Guillén Espinoza, quien falleció el 14 de mayo por un shock séptico en el muñón de la pierna izquierda, que perdió a raíz del accidente, que ocurrió en Altamira. En la audiencia de debate de pena, la fiscal Evelin Ávila le solicitó a la juez Octavo Local Penal, María Auxiliadora Chavarría, que castigue al taxista con dos años y medio de cárcel por el homicidio culposo que cometió, tomando en cuenta que como taxista tiene la obligación de respetar a los peatones que andan en las calles, sin embargo, negligentemente violó las leyes de tránsito girando en un lugar indebido. El abogado defensor, Alejandro Tenorio, por su parte, pidió la pena mínima de un año de prisión para Fernández, porque tuvo la valentía de confesar su delito en vez de darse a la fuga, pero además presentó constancias que dan fe de que su representado no tiene antecedentes penales ni judiciales, por lo que en el acto solicitó que le concedan la suspensión de la condena, no obstante, la autoridad judicial anunció que pronunciará sentencia hasta el 16 de junio, mientras tanto el taxista permanecerá bajo medidas alternas a la prisión, aunque hay que decir que estuvo preso desde el nueve de abril hasta el 12 de mayo, cuando se le concedió la libertad por vencimiento de término.

Ante el juez por homicidio de carretonero de ALMA
Carlos Alberto Romero López, de 25 años, fue acusado en el Juzgado Octavo Local Penal por la presunta autoría del homicidio culposo de Wilmer Antonio Potosme López, de 43 años, carretonero de la Alcaldía de Managua, ALMA, quien perdió la vida el diez de junio, frente a la Dirección de Migración y Extranjería, cuando el imputado se lo pasó llevando con el bus de la Cooperativa “Camilo Ortega” que conducía de sur a norte, sobre el carril derecho. La víctima empujaba el carretón código 20, de este a oeste, sobre la vía, cuando fue impactado, y murió pocas horas después, por fallas multiorgánicas derivadas por la falta de sangre. Por la naturaleza del delito, la Fiscalía solicitó medidas alternas a la prisión para el conductor del bus, quien no podrá a tocar vehículo mientras dure el proceso, porque la orden es que no salga de su casa.

Parricida a juicio oral
El juez Décimo Penal de Audiencias, Carlos Solís, admitió todas las pruebas que la fiscal Urania Fonseca presentó para acreditar que Miguel Ángel Jarquín mató de un disparo en la frente a Sandra Patricia Centeno Sánchez, hecho por el que deberá enfrentar juicio oral y público el 25 de julio, y como su situación legal sigue siendo la misma de la semana pasada, cuando le decretaron la prisión, seguirá tras las rejas. El crimen que le achacan a Jarquín ocurrió a las seis de la tarde del 28 de mayo, en el cuarto que la pareja compartía en Loma Linda, sitio donde discutieron, él sacó una pistola calibre 38 milímetros y le propinó un disparo en la frente a la víctima, que cayó sobre la cama con el cráneo y el cerebro destrozados, luego el acusado la envolvió en una sábana, tomó el celular de ella, salió del cuarto y lo cerró con candado. El cadáver fue descubierto hasta el 30 de mayo, en estado de descomposición.