•  |
  •  |
  • END

Las maltrechas y oscuras vías del peligroso barrio Laureles Sur, fueron escenario la noche del jueves de otra jornada de violencia callejera en la que perdió la vida un joven y otras dos personas resultaron heridas.

Jorge Ramón Zamora Murillo, de 18 años, es el chatarrero ambulante o recolector de basura metálica reciclable, que murió a consecuencia de un impacto de bala que le perforó el pulmón derecho.

En el mismo incidente salió con una herida en la cabeza el supuesto autor del disparo, un hombre de 55 años, quien aparentemente actuó en legítima defensa, según la versión de la Policía.

Venganza de “Los Batos Locos”
Según las pesquisas policiales, los integrantes de la pandilla apodados “Los Batos Locos”, abordaron un autobús de la ruta 167, en busca de venganza por uno de los suyos que horas antes había sido herido. Sin embargo, al no encontrar al autor de la primera agresión, bajaron de la unidad de transporte colectivo, lanzaron piedras e hirieron en la cabeza al autor del mortal disparo.

Acto seguido, el hombre cuya identidad no ha sido revelada por las autoridades, descendió del autobús y al perseguir a “Los Batos Locos”, hirió mortalmente a Jorge Ramón Zamora.

Casi media hora antes en otro incidente similar resultó herido de bala Nelson Aguilar, indicó el subcomsionado Leonidas Roque, Jefe de los detectives de la Estación Seis de Policía.

La versión de las autoridades policiales, quienes todavía investigan si Jorge Ramón Zamora era o no parte del grupo que persiguió el hombre de 55 años, se contradice con el testimonio de una joven testigo y amiga de la víctima mortal.

Según el relato de la amiga de Zamora, no es cierto que el autor del disparo que puso fin a la vida del joven chatarrero haya sido herido en la cabeza.