María Mercedes Urroz
  •  |
  •  |
  • END

El pasado diez de mayo, Joe Osman López Martínez, de 43 años, padre de dos hijos que procreó con Ana Morales, regresó de Miami a las cinco de la tarde, y se dirigió hasta donde está ubicado su negocio en Villa Flor Sur, sin imaginar que ése sería el día que varios delincuentes encapuchados le harían vivir una experiencia traumática y dolorosa, sólo por robarle una camioneta.

Ese fatídico diez de mayo, Joe fue baleado por los delincuentes, y ahora yace postrado en una cama; pero lo más triste es que según los médicos, no volverá a caminar.

Gabirenia López Martínez cree que a lo mejor alguien mandó a hacerle daño a su hermano, ya que no había necesidad de intentar matarlo para robarle su vehículo.

“Me fue a dejar a la casa… me llaman como a las nueve y media de la noche para darme la noticia de que lo asaltaron, que le robaron la camioneta, lo balearon. Ese momento fue horrible, no se lo deseo a nadie. La camioneta tenía apenas 15 días de haber sido comprada… creo que todo vino por envidia. La Policía no ha aclarado bien eso, los sujetos involucrados no dijeron quién los mandó; en el fondo de mi corazón sé que alguien los mandó, no me explico cómo sabían ellos que él --Joe-- ya estaba en Nicaragua”, relató Gabirenia López.

Asimismo declaró que la agencia de encomiendas Maranatha estaba recién abierta, tenía apenas tres meses, y la forma de trabajo era entregar paquetes de Miami a Managua.

“Joe tuvo un cambio enorme, siempre fue muy dinámico, trabajador; es doloroso para él y nosotros. Sufrimos doble al saber que aún no hay justicia y él estará postrado en una silla de ruedas”, aseguró Gabirenia López.

Lo más grave de todo es que aún después del crimen, sujetos que viajaban a bordo de una moto roja y un vehículo negro, sin placas, se detienen cerca de la casa y oficina de Joe, en actitud amenazante, situación que la familia denunció en la delegación policial correspondiente.


La angustia de una madre…
Doña Petrona Martínez no encuentra las palabras indicadas para describir el sentimiento que le provoca ver a su hijo postrado en una cama, y condenado a vivir en una silla de ruedas con la médula destrozada por una bala.

“Estoy triste y decepcionada, ya se puede imaginar el sufrimiento de una madre de ver a su hijo en esas condiciones --inválido--, peor aún es ver que las personas que me le hicieron eso están libres”, dijo doña Petrona Martínez.

Destacó que para poder sobrellevar esta fatalidad de la vida, le ha pedido mucho a Dios que le dé fuerzas para dárselas a Joe, ya que muchas veces está deprimido, triste. “Él cambió de ser una persona activa, trabajadora, luchadora, a un postrado. Todos los esfuerzos por salir adelante de repente se derrumbaron. Verse en esas condiciones ahora no es fácil”, agregó.

Dos días después de que a Joe López lo balearon y despojado de la camioneta Toyota Hillux, gris, del año, placas M 117-472, el vehículo fue encontrado desmantelado en un taller clandestino ubicado de los semáforos del Mercado de Mayoreo, dos cuadras al oeste, media cuadra al norte, en el barrio Villa Reconciliación.

El subcomisionado Leonidas Roque, Jefe de Auxilio Judicial de la Delegación Seis, reveló que llegaron al taller clandestino gracias a información de inteligencia que se conoció en el barrio Villa Reconciliación.

“Al llegar, estaba la camioneta desmantelada. Se ocupó una pistola calibre 45, marca Colt, con un magazín y tres cartuchos, además de una granada de fragmentación, entre otros objetos”, informó el subcomisionado Roque.


Fiscalía redactó mal la acusación
En el lugar detuvieron a Leonel Alberto Espinoza Román, Marino Eliécer Chávez Arróliga y Francisco Reyes Hernández, también conocido como Enrique Baltasar o Enrique Balmaceda Ruiz.

Aunque Marlon Francisco Acuña García no fue detenido fuera del taller ilegal, también fue acusado.

Pero no tardaron mucho en salir de la cárcel, porque la acusación que la Fiscalía redactó, no particularizaba la participación que cada uno de los sospechosos tuvo en el robo contra Joe López Martínez, hecho que fue tipificado como robo con intimidación, lesiones graves y portación ilegal de armas.

El escrito acusatorio decía que todos, al unísono y en coro, amenazaron, dispararon contra la víctima y huyeron, pero la ley manda a detallar qué hizo cada quien en el delito.

Los abogados defensores aprovecharon al máximo el error fiscal y le pidieron a la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, rechazar la acusación. Tras analizar la situación, la juez le devolvió la acusación a la Fiscalía para que la mejorara, porque ni siquiera especificaba el verdadero color de la camioneta robada.


“Justicia para Joe”…
Wílmor López Martínez, hermano mayor de Joe, desde el día que la juez Marta Martínez mandó a la Fiscalía a redactar de nuevo la acusación, ha pedido a través de todos los medios posibles “Justicia para Joe”. Manifestó que la Fiscalía, a la hora de realizar el escrito, obvió que a los sospechosos les ocuparon una granada --que es un arma de guerra--, una pistola, y que a su hermano no lo querían simplemente herir, sino matar.

“Hubo negligencia e impericia por parte de la juez Marta Martínez; no digo que haya corrupción, yo creo en la justicia. En el caso de mi hermano se inclinó a favor de la delincuencia”, concluyó Wílmor López Martínez.

Petrona Martínez declaró que ni a la fiscal, Mirna Siles, del Ministerio Público en la Sexta Delegación de Policía, ni a la juez Cuarto Penal de Audiencias, Marta Lorena Martínez, les gustaría que a un hijo le pasara lo que a Joe, y que los malhechores quedaran en libertad.

“Si no pueden ejercer su trabajo deberían de renunciar y darle el lugar a otra persona que pueda trabajar como se debe, que lo hagan bien”, enfatizó doña Petrona Martínez.


A pesar que la Fiscalía en la primera acusación redactó mal el escrito, ese error ya fue corregido y se logró la orden de captura por parte de la juez Marta Martínez, contra Marlon Francisco Acuña García y Leonel Alberto Espinoza Román, quienes están detenidos por robo con intimidación y lesiones; mientras que Marino Eliécer Chávez Arróliga, está detenido por robo con intimidación, lesiones y tenencia ilegal de armas.



RECUADRO…

Distrito Seis con más de 7 mil denuncias por robos

No cabe duda que la delincuencia cada vez está teniendo más incremento. Lo peor es que no sólo despojan a las personas de sus cosas que con mucho sacrificio han logrado obtener, sino que en el peor de los casos los dejan inmóvil o les quitan la vida.

En los primeros cinco meses del año en curso, en la Sexta Delegación de Policía, según datos estadísticos del distrito, se han reportado 8 mil 656 denuncias, de las cuales un 85 por ciento son delitos, o sea que 7 mil 350 denuncias son por robos en todas las modalidades, homicidios, violaciones, lesiones, entre otros delitos.

El Distrito Seis es el más grande de Managua, y por consiguiente mayor poblado, con más de medio millón de habitantes.

En los dos mercados que posee hay una población flotante de 100 mil personas diarias, lo que muchas veces los hace vulnerables a los bandidos.

A pesar que en muchas ocasiones la Policía Nacional realiza sobreesfuerzos para tratar de garantizar la seguridad ciudadana, la delincuencia siempre hace de las suyas.



Leyenda… desmantelan camioneta 1.jpg

MIGUEL MOLINA / END
Dos de los acusados suben a la grúa parte de la camioneta que desmantelaron, luego de robarla a Joe López, en una agencia de encomiendas ubicada en Villa Flor Sur.


Leyenda…desmantelan camioneta 9.jpg

MIGUEL MOLINA / END
Doña Petrona Martínez y su hija, Gabirenia López Martínez, piden que las personas que dejaron inmóvil a su hijo y hermano respectivamente, sean castigadas.


Leyenda…HERMANO DE WILMOR 1

MIGUEL MOLINA / END
Ésta es la condición de Joe Osman López Martínez, luego de ser víctima de delincuentes, quienes por robarle la camioneta y documentos personales lo dejaron inmóvil.