•  |
  •  |
  • END

La perspicacia del dueño de un negocio ubicado en la periferia sur de la capital fue determinante para la captura de los presuntos cabecillas de un grupo de asaltantes.

Constantino García González, alias “Tino”, y Enrique Baltazar Ruiz, apodado “El Indio”, son los dos presuntos jefes de una banda de delincuentes que se dedica al robo de vehículos en Managua.

Junto a “Tino” y “El Indio” también fue capturado Noel Antonio Ponce González, de 36 años, informaron las autoridades de la Estación Tres de Policía.

Al ser capturado “Tino”, dijo llamarse Marcos Antonio Jarquín, y Enrique Baltazar, “El Indio”, se identificó como Pedro Hernández Burgos.

“El Indio” también utiliza como identidades falsas los nombres de Francisco Reyes Hernández y Enrique Balmaceda Ruiz, indicaron las autoridades policiales.

“El Indio” pegado
Enrique Baltazar Ruiz, según las autoridades, participó en el robo y lesiones perpetrados contra Joe Osman López Martínez, hermano del periodista Wilmor López.

“El Indio” y “Tino” tiene un largo historial y en muchas ocasiones, para realizar sus robos, se han vestido de policías, revelaron las autoridades. Estos dos sujetos han estado presos en varias ocasiones en la Cárcel Modelo, de Tipitapa, desde donde han reorganizado sus grupos delictivos, agregó la fuente policial.

Estos mismos sujetos supuestamente son los autores del robo a una farmacia en Batahola Sur, la tarde del miércoles, de donde se llevaron varios miles de córdobas en efectivo y tarjetas para celulares.

Constantino García González, Enrique Baltazar Ruiz y Noel Antonio Ponce fueron capturados gracias a la sagacidad del dueño de un negocio ubicado en el kilómetro ocho y medio de la Carretera Sur.

Los tres presuntos delincuentes despertaron sospecha al comerciante dueño del establecimiento, porque durante más de media hora no pasaban de consumir una taza de café y se secreteaban de forma maliciosa.

“¿De qué te ponés chiva (inquieto)?”, dijo uno de los hombres al dueño del negocio, cuando éste regresó de las afueras del establecimiento, donde verificó que se movilizaban en dos motocicletas”.

Al momento de ser capturados, los tres hombres intentaron esconder en una mesa del negocio donde llegaron por una taza de café, las dos pistolas que portaban ilegalmente.