•  |
  •  |
  • END

Dos pandilleros del barrio “Ciudadela Nicaragüita” son los principales sospechoso de haber matado de un certero disparo en el abdomen al joven, Héctor Antonio Marín Martínez, de 19 años, la noche del sábado cerca del negocio conocido como “El Zepolazo”.

Marjorie Martínez, madre de la víctima, dijo que uno de los pandilleros que mató al mayor de sus hijos vive a pocas cuadras de la casa de la víctima.

Al momento de ser ultimado del impacto que le penetró en el tórax, Milton Antonio Marín, estaba ayudando a su amigo, Armando, a hacer la vigilancia nocturna en las calles aledañas al tope sur de Villa Flor Norte.

Los testigos relataron a la Policía que los dos victimarios primero pasaron por el sitio donde estaba la víctima diciendo que iban comprar comida a una fritanga, pero al regresar, uno de los maleantes le dijo al otro: “dale, dale” y acto seguido se oyeron varias detonaciones.

Aunque el joven ayudante de albañilería fue llevado con vida al Hospital Alemán Nicaragüense expiró a los pocos minutos después de ingresar a ese centro asistencial.

Hasta el cierre de la presente edición, las autoridades de la Estación Seis de Policía no reportaban detenidos por este crimen nocturno.