Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

El mandador de la hacienda La Flor asesinó a padre e hijo, que trabajaban como ordeñadores en la misma propiedad, sólo porque las víctimas le echaron en cara que se ganaba el dinero sin hacer nada.

Este hecho sangriento se registró en la comarca Tapasle, municipio de La Dalia, cuando los ordeñadores Justo Pastor Donaire Hawkins, de 55 años, y su hijo, Héctor Daniel Chavarría Donaire, de 25, comentaron que sólo a ellos les dejaban la tarea de ordeñar las vacas de la hacienda y que Juan Ramón Molina Estrada, mandador de la hacienda, y Juan Irene Arista se ganaban los reales sin hacer nada.

El comentario provocó que Juan Ramón y Juan Irene llamaran a don Justo Pastor, para manifestarle que los había ofendido con sus palabras, y que hasta ahí iban a llegar sus contratos de trabajo, porque si estaban descontentos, mejor se marcharían.

Esto provocó que don Justo Pastor le replicara que le hablaba así por la pistola que andaba fajada, pues si estuvieran a mano no tendría un tono “golpeado”, y acto seguido tomó un cuchillo supuestamente para atacar a Juan Ramón, por lo que el mandador hizo uso de una pistola Makarov y disparó en contra del campesino.

Donaire Hawkins recibió varios impactos de bala en diferentes partes del cuerpo y murió a los pocos minutos, aseguró la Policía.

A los disparos, Héctor Daniel trató de entrar en defensa de su padre, pero también recibió tres impactos de bala que le quitaron la vida de forma instantánea, mientras el autor del doble homicidio, al ver a sus trabajadores muertos, huyó, por lo que está siendo buscado por la Policía Nacional.

Una patrulla de oficiales, compuesta por peritos e investigadores, se movilizó al lugar del crimen y sus miembros encontraron en el lugar ocho casquillos de pistola Makarov, los que fueron disparados por Juan Ramón en contra de los dos trabajadores.