•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

De milagro se salvaron tres jóvenes que viajaban a bordo de la camioneta Dodge, blanca, placas ES-03138, conducida por Norvin Palavicini, de 19 años, originario de esta ciudad, quien viajaba junto a Freddy Solórzano, de la misma edad, y de la adolescente de iniciales J.Z.CH., de 17 años.

La subcomisionada Gloria Aguirre Quiñónez, jefa de Tránsito de Chinandega, confirmó que el chofer del automotor circulaba de este a oeste, con aliento alcohólico, giró indebidamente a la derecha y se precipitó a 40 metros, bajo el puente El Guarumo, frente al parque del mismo nombre.

Azarias Gutiérrez Aguirre, miembro del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, dijo que a las doce de la noche recibieron llamada de Marlon Zúñiga, vecino del puente El Guarumo, por lo que inmediatamente trasladaron al Hospital España, de Chinandega, a la muchacha, quien resultó con excoriaciones en la rodilla, pierna derecha y politraumatismo.

El bombero aseguró que en el automotor también viajaba Marlon Adrián Solís, de 18 años, quien presentaba fractura en las costillas, excoriaciones en la rodilla izquierda y laceraciones en el pie derecho.

Por su parte, Ángel Pérez dijo que viajaba en la camioneta, pero se bajó en las inmediaciones del Colegio Hogar Pablo Sexto, antes de llegar al sitio del accidente. “Veníamos de la gasolinera Texaco Star Mart. No habíamos ingerido licor... se salvaron de milagro, gracias a Dios”, expresó el joven.

Norlan Lezcano, vecino del lugar, afirmó que los accidentados salieron caminando del escabroso lugar, y están vivos por gracia del Señor, porque el impacto era para matarse.

Alejandra Páramo, quien habita a escasos metros de donde se produjo el percance, relató que estaba despierta, a las once y media de la noche del viernes, cuando escuchó un golpe, se asomó y vio un poste arrancado por el vehículo.