Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

En clara advertencia para los que atentan contra la fe pública, el juez Séptimo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, ordenó la detención del abogado y notario José Manuel Avellán, quien fue declarado culpable por estelionato y falsificación de documentos, porque hizo comparecer en escritura pública a una persona que tenía más de 20 años muerta.

Ahora, el reo se encuentra preso a la espera de sentencia, porque la Fiscalía pidió cinco años de prisión para él, pero será hasta este tres de julio que la autoridad judicial se pronunciará.

Según la acusación que el Ministerio Público presentó en el juzgado, el 26 de marzo de 2004, Fernando Mayorga Lacayo conformó, junto a Oscar Zamora Lacayo, la sociedad Inversiones Universales S.A., entidad jurídica que el diez de mayo de ese mismo año compró una propiedad en Las Colinas, por 633 mil córdobas, a Lorena Mayorga Lacayo. El escrito acusatorio revela que dos años después, el cinco de septiembre de 2006, el acusado hizo comparecer de forma ficticia a don Fernando Mayorga en una escritura de compraventa donde, supuestamente, le vendió por 200 mil córdobas la propiedad a Sebastián Tulio Hermidas.

Para justificar la venta de la propiedad, el abogado y notario aparentemente tomó el nombre de una sociedad que nunca funcionó en 1975, pero que coincidentemente tenía el mismo nombre de Inversiones Universales S.A.

En la escritura de constitución de dicha sociedad, supuestamente comparecieron cuatro socios en febrero de 2006, sin embargo, las pesquisas policiales confirmaron que Carlos Flores Lovo, supuesto compareciente, falleció 20 años atrás, en tanto que Sergio Tijerino y doña Silvia Flores de Tijerino, también comparecientes, viven divorciados en Costa Rica desde hace tiempo. El verdadero dueño de la propiedad se enteró del despojo cuando un amigo suyo le pidió más detalles del bien que supuestamente la sociedad le vendió a Tulio Hermidas.

La Policía descubrió que todo lo que hizo Avellán fue para encubrir un préstamo de 25 mil dólares que el segundo acusado, José Palacios Úbeda, le hizo al señor Sebastián Tulio Hermidas, poniendo como garantía la propiedad ajena. Valga decir que con José Manuel Avellán suman cinco abogados apresados en los últimos tiempos por incurrir en delitos.