María Mercedes Urroz
  •  |
  •  |
  • END

La muerte de un joven al que aparentemente le “pasaron la cuenta” es investigada por detectives de la Cuarta Delegación de Policía.

Las razones por las cuales el sujeto solamente identificado con el alias de “El Negro de la Finca” supuestamente disparó en el cuello contra Cristhofer Guillermo Jarquín Reyes, de 22 años, obedecen a rencillas personales, pero esto es investigado, ya que al momento de darle muerte no fue para robarle.

El infortunado salió a las siete de la noche junto a su esposa, María José Obando, de 16 años, y su hijo de 18 meses, a comprar comida, pero en la esquina de su casa, ubicada del Colegio “Simón Bolívar”, dos cuadras al este, lo esperaban tres sujetos, el que supuestamente disparó y dos más identificados como “El Panda”, un adolescente de 16 años que está detenido y “José José”.

El capitán Wilfredo Valdivia, jefe de Información y Análisis de la Cuarta Delegación de Policía, dijo que el supuesto autor del hecho realizó dos detonaciones contra la humanidad del fallecido, el disparo del cuello fue el que le provocó la muerte.

“Al ver a los hombres con el arma, le dijo a la mujer -–María José-- que corriera con el niño. Él trató de refugiarse en una casa vecina, pero le impactó el disparo”, relató el capitán García.

Aún con vida lo trasladaron en un vehículo particular al Hospital “Roberto Calderón”, pero más tarde falleció.

Horas después, debido a la muerte de Jarquín, los sujetos identificados como “Rotoldo”, “Nariz” y “William Galán”, entre otros, llegaron a la casa de Marvin Antonio Guillén, a dispararle con armas de diversos calibres, y según el capitán García, podría tratarse de armas artesanales.

“Le dispararon a la vivienda, pero lo que salió dañado fue el carro Hyundai, placas M 10336, al que le quebraron los vidrios delantero, trasero y de la puerta izquierda... se encontraron casquillos de escopeta y de AK”, manifestó el capitán García.

Se realizan operativos para capturar a los implicados en el crimen, además que la familia doliente solicitó a la Policía Nacional protección para evitar un incidente sangriento en la vela.