•  |
  •  |
  • END

La juez María Mercedes Rocha envió un oficio a la Policía Nacional para que trasladen al juzgado todas las películas pornográficas y revistas para adultos que le ocuparon a Daniel Bismarck Salgado, quien este cinco de agosto deberá enfrentar juicio por la supuesta autoría de abusos deshonestos y lesiones sicológicas graves en perjuicio de una niña de cinco años.

Producto de los abusos a los que aparentemente fue sometida por el acusado, la niña tiene conocimientos sexuales impropios para su edad, pero perdió el tercer nivel el año pasado porque no logró desarrollarse intelectualmente.

Según la acusación, el acusado, de 42 años, supuestamente sometió a la niña a múltiples vejaciones de tipo sexual por espacio de tres meses el año pasado, y para que la menor no lo denunciara ante su madre, la amenazó con golpearla y matarla, pero de todos modos en diciembre de 2007, la víctima reveló todo.

Entre las pruebas que la fiscal Martha Landero presentó ayer para acreditar los hechos acusados, está el recibo de ocupación de 20 cajas de películas pornográficas con cuatro discos cada una, siete revistas para adultos, siete discos duros y una computadora, donde aparentemente el señalado obligaba a la niña a mirar “chanchadales” para luego someterla a diferentes tipos de vejámenes sexuales.

También la Fiscalía presentó la testimonial de la madre de la víctima, quien ayer pidió justicia, porque considera que el acusado debería estar en prisión por la gravedad del delito.

La Fiscalía solicitó a la juez que mandara al sospechoso a prisión, porque éste vive en el barrio La Fuente, que colinda con la Colonia 14 de Septiembre, donde actualmente están viviendo las víctimas, quienes expresaron temor porque supuestamente el acusado es “vidente” o brujo.

La juez María Mercedes Rocha decidió mantener al acusado en detención domiciliar, con custodia y con la obligación de presentarse todos los días al juzgado, porque comprobó que éste no ha incumplido con las medidas que le dictaron el 29 de junio, sin embargo, para proteger a las víctimas, le ordenó al procesado que se vaya a vivir a otro barrio mientras dure el proceso.

El abogado defensor del acusado, William Alfonso Ruiz Velásquez, dijo que mientras no se prueba lo contrario en juicio mediante sentencia, su cliente es y sigue siendo inocente, pero eso no evitó que antes de que comenzara la audiencia inicial del proceso ayer, su cliente fuese “cacheteado” por la abuela de la menor, situación que fue denunciada ante las autoridades.