•  |
  •  |
  • END

Corresponderá a los forenses del Instituto de Medicina Legal no sólo determinar qué causó la muerte de Maura Aráuz Bazán, de 89 años, sino dilucidar la polémica surgida entre la Policía y los familiares de la anciana.

La controversia surgió porque Aráuz murió la tarde del viernes, durante un allanamiento hecho por agentes Antidrogas en la casa de la anciana, ubicada en un barrio en las afueras de Tipitapa.

Los familiares de la longeva aseguran que murió en el Hospitalito de Tipitapa a consecuencia de un fulminante infarto al miocardio, “causado por la fuerte impresión que le provocó la violencia con que llegó la Policía, golpeando puertas y ventanas”.

La jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma Reyes Sandoval, dijo que la anciana murió a consecuencia de la inhalación de humo.

Empero, los familiares de la anciana sostienen que los policías que hicieron el cateo, inclusive se negaron a que auxiliaran a la anciana cuando comenzó a presentar síntomas de asfixia.

De acuerdo con las autoridades policiales, el que provocó la humareda fue Nemesio Isaac Mejía Aráuz, hijo de la anciana, quien en un intento por deshacerse de la droga, la lanzó en una estufa con brasas, inmediatamente después de que su hijo Cristhian Mejía Monjarrez, de 19 años, le avisó que la Policía se acercaba.

Mejía está preso con su padre en el comando policial de Tipitapa, según la versión de la Policía.

Durante el allanamiento hecho con orden judicial, las autoridades aseguran haber encontrado 11.7 gramos de marihuana, 24 mil 303 córdobas, 20 dólares y tres celulares, supuestamente producto de la venta de drogas.

Los parientes de la anciana, quienes se negaron a revelar sus nombres, reconocieron haberse opuesto a que le hicieran la autopsia, pero de todos modos el cuerpo fue llevado al Instituto de Medicina Legal, que dará a conocer sus hallazgos dentro de una semana.