•  |
  •  |
  • END

Porque no le dan trámite a las denuncias que ha presentado contra su hija y su nieta, quienes son cocineras de la Policía, doña Dominga Carrión, de 64 años, recurrió ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PPDH, a revelar lo que considera una clara violación a sus derechos humanos.

La denuncia fue recibida por Egla Hernández Rodríguez, funcionaria de la PPDH, institución que en los próximos días estará solicitando un informe del caso a las autoridades de la Estación Dos de Policía.

El tres de julio de este año, la quejosa también recurrió a la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Nacional. El jefe de la División, Guillermo Cantarero Pineda, le solicitó al jefe de la Estación Dos de Policía, Sergio Gutiérrez, que atendiera a doña Dominga y que le mandara un informe de los hechos.

La queja de doña Dominga y su familia es que en la Estación Dos no les atienden sus denuncias porque allí hay amigos y compañeros de trabajo de las denunciadas, Sandra del Rosario Carrión y Alejandra López.

Milady Sequeira, de 18 años, y Juan Carlos Rodríguez Carrión, nieta e hijo respectivamente de doña Dominga, revelaron que a finales del mes de junio denunciaron en la Estación Dos haber sido víctimas de agresiones y amenazas de muerte, pero no les dieron respuesta.

De víctima a victimaria
A la primera la atendieron como si fuese victimaria y no víctima, mientras que al otro no le recibieron la denuncia bajo el argumento de que “camisearse” y mostrar un arma no encaja en el tipo penal de amenazas de muerte.

Molesta por el proceder de la Policía, Rosario del Carmen Carrión Rodríguez recurrió de queja otra vez ante Asuntos Internos de la Policía, ya que considera que la Policía de la Estación Dos está parcializada, porque cuando la que denuncia es Sandra del Rosario, “corren a investigar, pero cuando somos nosotros los denunciantes, no hay patrullas ni combustible”.

La jefa departamental de Prevención de la Comisaría de la Mujer, Estela Berríos Ayerdis, envió este dos de julio una carta a la subcomisionada Ivania Obando, para que atiendan la denuncia de Rosario del Carmen contra su hermana, la cocinera policial, Sandra Carrión, documento que confirma que nunca las atienden en la Estación Dos.

“Nosotros lo que pedimos es que no se parcialicen en la Estación Dos, porque son sus compañeros; que traten por igual a los ciudadanos, porque con su proceder están poniendo en mal la imagen de la Policía, que es muy profesional”, dijeron finalmente los denunciantes.

El “pleito” entre los miembros de la familia Carrión es por una casa ubicada en el barrio Cuba. Allí viven los denunciantes y las denunciadas, pero el caso se está ventilando en el Juzgado Segundo Civil de Distrito de Managua.