•  |
  •  |
  • END

Carlos Martín Zambrana Matamoros, de 28 años, probablemente nunca tuvo la intención de matar a su amigo Rafael Jirón González, de 32, cuando borrachos jugaban con la pistola de un tercero... pero lo mató.

La tragedia que deja en la orfandad a tres niños, se produjo la madrugada de este sábado, en un andén de las “Américas Dos”, cuando Zambrana disparó mortalmente en la sien derecha a su “broder”, quien trabajaba desde hace nueve años en la Dirección de Migración y Extranjería.

Según un testigo, la desgracia se produjo cuando Zambrana y Jirón jugaban con la pistola de un hombre de identidad desconocida, quien tomó licor con ellos hasta emborracharse.

Una vez que el desconocido se “dobló”, de tanto tomar licor, Zambrana lo fue a dejar a su casa, pero se quedó con el arma y regresó al lugar donde estaba tomando con los dos amigos.

Ahí estuvieron desde las diez de la noche del viernes, cuando primeramente la víctima tomó el arma e hizo una detonación al aire.

El reto
Acto seguido, Jirón le entregó la pistola a Carlos Zambrana, y éste le preguntó a manera de broma por qué había disparado al aire. “Yo si disparo, te voy a disparar a vos”, apuntó Zambrana, y Jirón lo retó diciéndole: “Dale pues, si tenés valor, hacelo”.

Seguidamente, Zambrana le apuntó a la sien derecha a su amigo y se produjo el mortal estallido.

El subcomsionado Claudio Salas, jefe de Auxilio Judicial en la Estación Seis de Policía, dijo que el arma de fuego con que Zambrana ultimó a su amigo no ha sido recuperada por la Policía.

De acuerdo con las investigaciones, Zambrana, quien se presentó voluntariamente en la Policía, disparó el arma de manera accidental, pero hoy será puesto a la orden de la Fiscalía para que sea acusado en los tribunales comunes.