•  |
  •  |
  • END

ESTELÍ

Un ciudadano que era acusado por el delito de estafa en perjuicio de varios taxistas de los departamentos de Nueva Segovia y Estelí, se declaró culpable de los delitos que le imputó la Fiscalía.

Un total de mil noventa y cinco días podría pasar en la cárcel el estafador Genaro Marcelino Córdoba Mayorga, de 49 años, originario de la ciudad de Chinandega, quien operaba timando al gremio de los taxistas en Estelí, Nueva Segovia, y Madriz.

El acusado fue llevado a un juicio oral y público, proceso que concluyó por adelantado porque el indiciado se declaró culpable.

Las pruebas materiales, periciales, testifícales y científicas técnicas que presentó el Ministerio Público fueron demoledoras, al extremo que el acusado se vio obligado a aceptar la acusación que formuló la fiscal auxiliar Rosa Argentina Rodríguez Pereira.

La fiscal solicitó al juez local penal, doctor Noel Velásquez Espino, tres años de privación de libertad para el procesado, porque es reincidente.

Las mismas justificaciones

Durante el juicio que se clausuró por anticipado, Genaro Marcelino reconoció los cargos por estafa, pero se justificó diciendo que fue un “error grave de su existencia”.

Se excusó diciendo que delinquió porque tiene a su progenitora enferma y es una anciana inválida.

No obstante, pidió clemencia al juez, aunque sus víctimas señalaron que tres años de privación de libertad “son pocos” para lo que se merece.

Víctor Iván Espinosa, un taxista de la ciudad de Ocotal, una de las víctimas, recordó que de préstamo en préstamo, bajo el argumento de que sólo andaba dólares, le estafó todo lo que había ganado en un duro día de trabajo honrado.

Como se recordará, al acusado las autoridades policiales le encontraron, al momento de su captura, varios carnés de identificación con los que se hacía pasar como otras personas.

Otro estafado fue el taxista Juan José Ruiz Mejía, a quien el falso pasajero le pidió que lo llevara del parque infantil “Wilfredo Valenzuela”, en Estelí, hasta Managua, sabiendo que no pagaría porque no andaba plata.

El teniente Abel Herrera Castillo, portavoz de la Policía Nacional en Estelí, recordó que lo más difícil de este caso fue identificar al acusado, porque tenía varios nombres, pero sólo reconocía una estafa, sin embargo sus víctimas fueron cuatro personas.