Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Redacción Central

Sin dar argumentos de fondo, la Policía decidió confirmar la multa de 400 córdobas que el agente de Tránsito Allan Vega, chip 1891, le impuso al conductor de END, Pablo Avellán, pero éste anunció que recurrirá a instancias superiores y no descarta ir a Asuntos Internos porque, aparentemente, es reincidente en “boletazos”.

Denis Castro Calero se presentó este fin de semana a EL NUEVO DIARIO para solidarizarse con Avellán y presentar la documentación que en junio de 2007 llevó ante las autoridades de Tránsito del Distrito Seis de Policía contra el agente Allan Vega, quien al igual que al chofer de END lo detuvo en Carretera Norte, frente la Universidad Agraria, bajo el argumento de “parece que venís rápido”.

Luego, cuando Castro le reclamó porque lo iba a multar, el policía le dijo que “no era una” infracción la que le iba a imponer, “sino tres”, lo que efectivamente ocurrió, porque lo “boleteó” por supuesta invasión de carril, desatender señales de tránsito y obstruir la libre circulación, y después le tiró la boleta al ciudadano.

Cuando Castro apeló ante el jefe de Tránsito de la Estación Seis, pidió que se realizara una inspección en el lugar donde supuestamente habían ocurrido las tres infracciones, y se descubrió que en el sitio no había ninguna señal que impidiera aventajar, por tanto, no había habido ninguna invasión de carril ni mucho menos desatención de señales ni obstrucción de la libre circulación. Ante tales evidencias, el jefe de Tránsito anuló las multas que el policía Allan Vega le había impuesto a Castro.

“Estoy deseoso que me llame la Inspectoría (para que investiguen a este policía)”, dijo Castro al visitar a Avellán, a quien Vega detuvo de los semáforos de La Robelo, una cuadra al oeste, porque supuestamente no le cedió el paso a un camión que venía de este a oeste sobre la Carretera Norte, pero cuando el conductor reclamó, el policía “le clavó” 400 córdobas de multa por invasión de carril.