Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

CARAZO

El cadáver de una bebita de ocho meses de gestación fue encontrado la mañana de ayer martes, entre cafetales de la hacienda propiedad de Álvaro Leiva, ubicada en el municipio El Rosario, Carazo.

Al lugar se presentó la Policía Nacional con la guardia operativa y el médico forense, Sergio Cano, quien confirmó a EL NUEVO DIARIO que el feto no estaba unido a la placenta, por lo que se teje la duda de que la madre haya dado a luz en su casa o en algún centro asistencial, ya que el cuerpecito fue encontrado envuelto en sábanas y con un gorrito de bebé, piezas de ropa que ahora están en poder de las autoridades policiales.

Según el forense el cuerpo tenía 72 horas de fallecido al momento del hallazgo, por lo que estaba en estado de descomposición y ya las aves de rapiña habían devorado varios de sus miembros, como un brazo y un pie.

“Parece que quisieron enterrar aquí al bebé, pero a lo mejor por temor a que los miraran los trabajadores de la finca lo dejaron tirado”, conjeturó Juana Pérez, vecina de la comunidad El Ojoche, donde ocurrió este suceso que deja la duda de que pueda tratarse de un parricidio.

La Policía Nacional investigará en el Hospital Regional Santiago, de Jinotepe, quiénes son las madres que han dado a luz en los últimos días, para conseguir alguna pista de la identidad y dirección de la progenitora sin corazón que abandonó al aire libre el cuerpo de su bebe.