Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Moisés Abraham Romero Vanegas, quien era el chofer del asesinado chef José Luis Ramírez Sevilla, fue puesto a la orden de la Fiscalía como el principal sospechoso del crimen que terminó con la vida de éste hace tres meses.

“Es posible que este hecho fue planificado y ejecutado por Moisés Abraham Ramírez Vanegas, porque además de ser el chofer personal de él, era su pareja sentimental, y éste, por despecho o celos lo mató”, dice el conclusivo policial remitido al Ministerio Público.

En el expediente remitido a la Fiscalía, la Policía también menciona como posible sospechoso de haber cometido el crimen a Carlos, carnicero del hotel donde laboraba la víctima y quien también tenía una relación muy cercana con ésta.

El cadáver del chef apareció el pasado 23 de marzo a la altura del kilómetro 24 de la Carretera Sur. El vehículo en que éste se transportaba sigue sin aparecer.


Revelan tormentosa relación
Un amigo del chef José Luis Ramírez, entrevistado por la Policía, reveló que la relación íntima que sostenía el especialista en gastronomía con su chofer se había deteriorado, porque éste último le estaba exigiendo dinero para la compra de una refrigeradora.

Esa misma persona cercana a Ramírez Sevilla le relató a las autoridades, que su amigo le contó que no estaba dispuesto a seguir dando dinero a Moisés Romero Vanegas, porque éste no le había cumplido con lo acordado.

Según ese testigo, el chofer, a quien la Fiscalía podría acusar por la presunta autoría del delito de asesinato, no le cumplió a Ramírez con la promesa de divorciarse de su esposa.

Una hermana de la víctima, quien declaró ante la Policía, también dijo que había aconsejado a su consanguíneo que terminara la relación con el chofer, porque había muchas discusiones entre ellos.

Moisés Abraham Romero, considerado el principal sospechoso de haber cometido el crimen, dijo a la Policía que el 22 de marzo, es decir, un día antes que apareciera muerto Ramírez, éste le dijo que fueran a Condega, municipio de Estelí, pero que él se negó “porque no tenía ropa lista para hacer el viaje”.

Sin embargo, Romero no supo explicar a la Policía cómo es que desde el teléfono de su jefe hizo varias llamadas telefónicas desde las 10 de la noche del sábado 22 de marzo y durante todo el día a distintas personas.

Entre las personas a las que llamó el chofer del chef con el teléfono de su jefe en el período antes mencionado sobresale una a Christopher Mayorga, quien está preso en la Cárcel Modelo de Tipitapa y es habitante del Barrio Vietnam, también conocido como “Jonathan González”.

Durante la entrevista brindada a la Policía, Moisés Abraham Romero dijo que éste le había ofrecido al chef ser socios en un negocio que no especificó.

En un esfuerzo por desvincularse de las llamadas hechas desde el teléfono de Ramírez Sevilla, el joven sospechoso de haber cometido el crimen explicó a la Policía que lo que tenía en su poder era el chip del celular del chef, y que al ser informado que lo habían encontrado muerto se deshizo de él lanzándolo a la calle, para que fuera destruido por las ruedas de los vehículos.