• |
  • |
  • END

Nueve personas, entre ellas cuatro niños de meses, fueron afectados ayer al mediodía por emanaciones de amoníaco, que en pocos segundos invadió a vecinos de don Armando Marenco, en el Barrio “Eddie Mayorga”.

Aunque la casa de don Armando no es un centro de acopio de una chatarrera, el patio de la vivienda era alquilado para que chatarreros desmantelaran los objetos comprados para tal fin.

Una verdadera tragedia habría sucedido si hubiesen explotado los ocho cilindros de 200 libras de capacidad, de los cuales cuatro estaban llenos hasta la mitad y los otros vacíos, según el comandante Iván Tijerino, de la Dirección General de Bomberos.

A la voz de alarma de los vecinos, la Policía de la Quinta Delegación llegó a verificar la información y comenzó las investigaciones para conocer la procedencia de los tanques.


Cinco menores
Las personas afectas por la inhalación del gas, lo que les provocó irritación en la piel y en los ojos, son entre otras: Abraham Sánchez, de seis meses; Oslin Cajina, de 19 meses; Junier Blandón, de tres meses; Miguel Aguilar, de 13 meses; Henry Vega, de 7 años; Rolando Mena, de 65 años; Sandra Matus, de 55 años; Hilda Payan, de 80 años, y Evenor Castro, de 52 años.

El inspector Pablo Loáisiga, jefe de Información y Análisis de la Delegación Cinco, dijo que el hecho se registró al mediodía, de donde fue el tanque rojo tres cuadras al norte, dos cuadras al este y una cuadra al norte.

Más de 14 bomberos prestaron las atenciones pre hospitalarias a los afectados. Hasta la tarde de ayer la Policía continuaba las investigaciones.