• |
  • |
  • END

ESTELÍ

“Genio y figura, hasta la sepultura”, reza el adagio popular, que al parecer se cumple a cabalidad en el caso de José Danilo Pérez Centeno, de 39 años, conocido en el bajo mundo como “O’hara”, quien tiene en su haber un “rosario” de delitos, según la Policía esteliana. En la última acción que intentó cometer varios pobladores lo sorprendieron robando, por lo que le dieron tremenda tunda.

El tal “O’hara” fue encontrado con las manos en lo ajeno cuando intentaba ejecutar un robo con fuerza en la pulpería de la señora Verónica del Carmen Ruiz, y varios vecinos de los barrios Héroes y Mártires y “Juno Rodríguez” le dieron una lección para ver si así aprende.

La afectada, quien es lidereza evangélica, interpuso oficialmente la denuncia ante las autoridades policiales, a quienes pidió aplicar los rigores de la ley junto a las instancias del Ministerio Público y los Juzgados, ya que “O’hara” le gritó una serie de amenazas e improperios en contra de la familia.

Al momento del hecho, doña Verónica y sus familiares participaban en una actividad religiosa que tenía lugar a menos de una cuadra de su casa, pero sus buenos vecinos llegaron a alertarla de la presencia de Pérez Centeno y su compinche, a quienes vieron en el segundo piso de su casa cargando un saco negro repleto de objetos.

Los vecinos retuvieron a “O’hara”, luego que lo persiguieron varias cuadras, y lo ataron con cuerdas de nylon para después entregarlo a una patrulla de la Policía, no sin antes asestarle una golpiza que seguramente no olvidará.

El acompañante de Pérez Centeno, sólo conocido como “El Chino”, logró huir de la zona cargando con dos celulares nuevos valorados en 6 mil córdobas y 130 dólares en recargas electrónicas.

Los pobladores lograron recuperar una maleta con una plancha, una grabadora, un reproductor de vídeo, un nintendo y un desarmador “hechizo”, informó el teniente Abel Herrera, portavoz de la Policía esteliana.

El detenido, según la Policía, tiene en su haber incontables hechos delictivos, en su mayoría robos con fuerza, por los cuales estuvo detenido 15 años en el Sistema Penitenciario Nacional de Estelí; pero “gallina que come huevo…ni que le quemen el pico”.