• |
  • |
  • END

LEÓN

El llanto inconsolable de un recién nacido que fue lanzado dentro de la letrina del Centro de Salud en el Barrio “Raúl Salgado”, en el municipio de Malpaisillo, alertó a trabajadores y vecinos del sector, quienes inmediatamente rescataron y brindaron atención médica a la criatura.

El bebito presentaba golpes y excoriaciones en la cabeza, espalda y brazos, además de infección séptica y anemia, por lo que fue ingresado de emergencia al Hospital Escuela “Oscar Danilo Rosales Arguello”, Heodra, de León.

El recién nacido fue dado de alta este viernes y entregado a funcionarios de la Delegación Departamental del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez. Según los médicos del Hospital, el recién nacido tiene un peso de tres mil 500 kilogramos, (7 libras y 10 onzas), y su condición es estable.

Miriam Margarita Montes, responsable del departamento de Protección Especial en MIFAMILIA, manifestó que la criatura, del sexo masculino, fue rescatada de una letrina de varios metros de profundidad, y presentaba infección séptica porque posiblemente tragó heces fecales, también presentaba golpes y excoriaciones en la cabeza y en la espalda.


Es un milagro
“Es un milagro que haya sido rescatado aún con vida, pasó aproximadamente ocho horas dentro de la letrina. Cuando los médicos lo revisaron se percataron que le habían cortado el condón umbilical. Se presume que otra persona participó de este abominable hecho, alguien le ayudó a esa desnaturalizada madre”, dijo Montes, al agregar que la custodia y las medidas de protección especial serán garantizadas por MIFAMILIA.

Destacó Montes que hasta el momento la Policía no ha logrado ubicar a la mujer que después de parir a su hijo lo lanzó dentro de la letrina. “No tenemos indicios de ningún recurso familiar, es por esa razón que la criatura ha sido declarada en total desamparo y será sujeto de adopción en un Centro de Protección de acuerdo al articulo 80 del Código de la Niñez y Adolescencia”, destacó la funcionaria.

De acuerdo al doctor Marvin Rugada Mondragón, el sábado seis de julio, a las cuatro de la tarde, llegó una mujer de entre 20 a 28 años, con un delantal y una blusa crema. Solicitó que le prestaran la letrina y nadie la volvió a ver. Fue hasta las 12:30 de la madrugada del domingo cuando el vigilante entró a la letrina y vio un charco de sangre en la loseta, escuchó los gritos de un recién nacido y llamó a los vecinos y demás trabajadores del centro, además de la Policía, para quebrar la loseta y rescatar a la criatura.

La mujer, después de haber lanzado a su hijo al fondo de la letrina, salió por la parte trasera del Centro, “no es una mujer de la localidad, las descripciones de ella no concuerdan con los registros de mujeres embarazadas que acuden aquí para sus controles”, aseveró Rugada Mondragón.

La oficial Xiomara Rivera, jefa de la Comisaría de la Mujer en la Policía de Malpaisillo, manifestó que a la fecha no se conoce ningún familiar del recién nacido, pero las investigaciones continúan.