• |
  • |
  • END

Un adolescente de 16 años se convirtió en homicida la madrugada del viernes, cuando su suegro, Roberto Guido Dávila, de 40 años, expiró en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital “Lenín Fonseca”.

Guido Dávila ingresó a ese centro asistencial el pasado 8 de julio proveniente del Hospital “José Neworsky”, de Boaco, donde fue llevado por sus familiares en estado inconsciente, debido a un golpe en la base del cráneo.

Dominga Guido, hermana de Roberto Guido Dávila, dijo que su hermano sufrió el trauma craneal cuando su yerno, un chavalo de 16 años, le estrelló la cabeza contra una cuneta.

Aparentemente la bronca entre Roberto Guido y su yerno es porque el primero se oponía a la relación de pareja de éste con su hija, una adolescente de 14 años, reveló Dominga Guido.

El dictamen emitido por los médicos del Hospital “Lenín Fonseca” indica que Guido murió a las dos de la madrugada del viernes, a consecuencia de un trauma craneal severo.

A Roberto Guido, en un esfuerzo por salvarle la vida, los neurocirujanos del Hospital “Lenín Fonseca” lo sometieron a una intervención quirúrgica, pero todos estos esfuerzos fueron en vano.

Máxima Dávila, madre de Roberto Guido, dijo no saber si su nieta continuará su relación de pareja con el chavalo que le quitó la vida a su padre.


Se fue “Marihuanita”

En el mismo Hospital “Lenín Fonseca” a las diez y 20 minutos de la noche del jueves, se rindió ante la muerte Francisco Marín, un bebedor consuetudinario, quien también sufrió un severo trauma craneal.

Marín, conocido entre los comerciantes del Mercado “Israel Lewites” como “Marihuanita”, murió, según éstos, al golpearse la cabeza con el pavimento en uno de los callejones de ese centro de compras.

Hasta el mediodía de ayer nadie había llegado a la morgue del Hospital “Lenín Fonseca” a retirar el cadáver del hombre, que se ganaba su comida y el dinero para su traguito haciendo mandados a los comerciantes.