• |
  • |
  • END

Sólo uno está preso, pero la Policía considera que se trata de una fuerte organización delictiva dedicada al robo y comercialización de vehículos, que opera en toda Managua. El nombre del detenido es Ricardo José Rostrán Bonilla, quien además es señalado de suplantar identidades para rentar vehículos que luego vende con la asesoría legal de varios abogados.

A Rostrán Bonilla lo capturó la Policía del Distrito Cinco el jueves 10 de julio, en los alrededores del Mercado “Carlos Roberto Huembes”, y entre sus pertenencias fueron encontradas varias cédulas de identidad y licencias de conducir a nombre de otras personas, pero con su fotografía.

El último caso por el cual se le está procesando es por el robo de una camioneta Mitsubishi, placas M 061-921, que le fue ocupada, y que según el archivo de la Dirección General de Tránsito pertenece a una persona identificada como Róger Troncoso, que presuntamente vive en los alrededores del kilómetro 10 y medio de la Carretera Vieja a León, pero que las indagaciones de los detectives del Distrito Cinco confirman que esta persona no existe, o al menos no vive en esa dirección.

Rostrán Bonilla negó su participación en los hechos, y asegura que la camioneta le fue entregada por una persona que él no logra identificar en el estacionamiento de Metrocentro. Según la Policía, en ese lugar se haría la transacción de compra y venta del vehículo con una escritura facilitada por un abogado que forma parte de la agrupación de robacarros.

Pero la Policía en sus investigaciones ha logrado descubrir que los robacarros también roban identificaciones que luego falsifican para rentar vehículos en las pequeñas empresas que se dedican a este negocio.

El capitán César Bonilla, jefe de Auxilio Judicial del Distrito Cinco, relató que el sujeto detenido ponía su fotografía sobre una cédula de identidad de otra persona, luego la escaneaba y le sacaba fotocopia. Con ese documento se presentaba en las rentadoras de autos para alquilar un vehículo, pagando por día y dejando depósitos en dólares, para luego con escrituras elaboradas por abogados vender los vehículos alquilados.

Según el jefe policial, en el Distrito Cinco de Policía hay por lo menos cuatro casos de vehículos robados y luego vendidos, algunos de los cuales ya fueron recuperados por las autoridades, pero también hay casos investigados en otros distritos policiales de Managua.


Otros casos
La Policía del Distrito Cinco también está investigando el caso de Carlos José Méndez Fonseca, quien denunció que en abril de este año, una persona que se identificó como José Adán Morales, quien dijo laborar para Hiper La Colonia, solicitó el alquiler de un vehículo, pero le fue negada la solicitud porque según Méndez, sólo le alquilaban autos a la Asociación de Transportistas de Nicaragua. Pero fue tanta la insistencia de Morales, que al final accedieron, no sin antes confirmar con Hiper La Colonia que éste realmente laboraba para esa empresa.

Fue entonces que le alquilaron un vehículo Toyota, gris, placas M-108-759, pagando 35 dólares por día, para lo cual hicieron un depósito de 200 dólares. Días después, esta misma persona llamó para pedir en alquiler otro vehículo, para ser utilizado por una persona a quien identificó como un familiar, y también empleado de Hiper La Colonia. De igual manera pidió que los recibos de alquiler fueron elaborados a nombre de esta empresa, que sería la que pagaría la cuenta. Esta vez el vehículo alquilado fue una camioneta año 98, Toyota Hilux, placas MY 0862.

Según la denuncia, Adán Morales se comprometió a entregar los vehículos tres días después, lo que no cumplió, por lo que lo llamaron telefónicamente, pero el celular que dejó ya no estaba en funciones. Poco después, Morales llamó afirmando que nadie debía preocuparse, pues estaban en Estelí, y por esa razón no había podido entregar los vehículos, y que el contrato lo extendieran por tres días más, pero también no cumplió, por lo que se interpuso la denuncia.


Identificación falsa
La Policía del Distrito Cinco confirmó que la identificación a nombre de José Adán Morales, empleado de Hiper La Colonia, realmente existía, pero la fotografía no era la misma, sino que pertenecía a Ricardo José Rostrán Bonilla, quien también había falsificado otros documentos de identidad, para facilitar el alquiler de los vehículos, los que luego vendía.

El Toyota placas M-108-759 lo vendió a un ciudadano identificado como Eduardo José Gadea Lola, quien pagó cinco mil dólares sin saber que el auto era robado.

La camioneta Toyota MY 0862 fue vendida al ciudadano Melvin Donald Vargas, quien vive en el municipio de Ticuantepe, y quien pagó seis mil dólares. Éste también desconocía que la camioneta era robada.