• |
  • |
  • END

CHICHIGALPA, CHINANDEGA

Este jueves fue repatriada a El Salvador la pequeña que fue rescatada de manos de una mujer chichigalpina, quien la obligaba a realizar tareas domésticas después de recibirla “de regalo” de la madre de la menor.

Por sustracción de menores es acusada Juana Natividad Bordas Reyes, de 31 años, pobladora del reparto Santa Matilde, jurisdicción de Chichigalpa, quien a comienzos del corriente año introdujo por la frontera El Guasaule a la niña de iniciales D.R.B., de diez años, originaria de Santa Tecla, El Salvador.

El juicio oral y público se ventila en el Juzgado Único de Chichigalpa, a cargo de la juez Flor de María Noguera, quien aseguró que a la imputada le fue designado un abogado de la Defensoría Pública y está con arresto domiciliar.

Se conoció que el proceso judicial continúa y se espera un veredicto en los próximos días. Investigaciones policiales revelan que la pequeña estudiaba en una escuela rural de Chichigalpa y era maltratada física y sicológicamente por los tres hijos de Bordas Reyes, quienes la obligaban a lavar ropa.

La infante fue asistida por la delegación departamental del Ministerio de la Familia, MiFamilia, a cargo de Damaris Ortiz, y su equipo de trabajo.

Paulina Acosta Oertel, cónsul general de El Salvador en Chinandega, confirmó que la pequeña será repatriada el próximo jueves y trasladada hacia San Salvador por el cónsul Asdrúbal Aguilar, quien la entregará al Instituto Salvadoreño de Protección al Menor (ISPM).

Expresó que esa institución evaluará si dejan a la niña en un albergue o la entregan a un pariente.

A su criterio, lo factible es que la menor quede bajo el resguardo del ISPM, debido a que la niña correría peligro en manos de su madre, quien la regaló a Juana Natividad Bordas Reyes.

Dijo que están al tanto del juicio, y la Fiscalía desestimó el delito del traslado ilegal y maltrato a la menor que está comprobado.