• |
  • |
  • END

CHINANDEGA

Una descarga de 7 mil 200 voltios mató al joven Álvaro José Campos, de 21 años, originario de El Viejo, quien tenía año y medio de laborar en la Bananera Coquimba, propiedad de Eduardo Ubilla Gasteazoro.

El percance ocurrió a las ocho y media de la mañana del jueves, cuando el joven cortaba la maleza en un árbol de higo, y una rama pegó con un cable de alta tensión del conducto que une a Chinandega con El Viejo.

Visiblemente consternado, Alexander Cruz Mejía, de 18 años, originario del Barrio El Divino Niño, de Chinandega, relató que se encontraba a escasos metros de Álvaro, cuando observó que la rama golpeó a su compañero de labores, quien gritó que se estaba “acalambrando”.

“Intentó lanzarse, tiró el machete, pero de nada sirvió… no pudimos ayudarle porque murió instantáneamente y era muy peligroso”, expresó el muchacho.

Uriel Castellón, mandador de la bananera, dijo que lastimosamente el viento movió la rama, la cual se energizó e impactó contra el muchacho. Añadió que el propietario de la finca asumirá el pago de las honras fúnebres.

El forense Róger Pereira Umaña aseguró que Campos resultó con quemaduras en la mano izquierda, antebrazo derecho, tórax y dorso del pie derecho. “La descarga eléctrica le produjo un paro cardíaco”, afirmó el médico.


Policía investiga homicidio
Por otro lado, el comisionado mayor Marvin Castro Orozco, jefe de la Policía de Chinandega, confirmó que a las cuatro de la tarde del martes último, un sujeto desconocido mató de un machetazo de doce centímetros en la nuca, que afectó la columna y el esófago de Orlando José Aguilar Escobar, de 40 años, quien laboraba para la Empresa de Vigilancia Sermulivisa.

El jefe policial aseguró que el hecho sangriento se produjo en los Módulos de Filadelfia, jurisdicción de Chinandega, cuando el celador visitaba a un niño que procreó con María Mercedes Gómez.

“Estamos investigando. Este caso está un poco complicado, porque no había nadie en el lugar. Confirmamos que el vigilante entregaría dinero a su hijo. Por el hecho detuvimos a María Mercedes y a Reinerio Cruz Casco, de 59 años, pero buscamos el arma y no la encontramos”, dijo el jefe policial.

Aguilar Escobar fue velado en casa de su hermana, cerca de la Escuela Normal “Darwin Vallecillo”, y sepultado el miércoles en el cementerio de Chinandega. Su ex cónyuge dijo que tenía cinco meses de haberse separado del celador, quien llegaba a su casa únicamente a ver a su pequeño.

“Estaba con mi mamá y mi hijo dentro de la casa, cuando oí gritos de él, y cuando corrí para verlo, estaba ensangrentado en el patio. No se nada, no vi a nadie. Él me comentó que varias veces lo amenazaron en un bar donde trabajaba los domingos de celador”, expresó.

La mujer supone que una persona siguió a Álvaro José, quien cayó en el solar de su vivienda, pero insistió que desconoce el hecho.