• |
  • |
  • END

José Basilio Rayo, de 42 años, pereció la mañana del sábado cuando las llantas traseras del bus amarillo de la Cooperativa 21 de Enero, placas M 1631 que cubre la ruta 119, le pasaron sobre el tórax.

El accidente se registró de los semáforos de la Colonia “Rafaela Herrera”, 100 metros al norte, cuando el conductor Jorge Luis Ruiz Méndez esperaba que los pasajeros abordaran, y, aparentemente, no se fijó que Rayo estaba debajo del bus.

César Augusto Martínez lamentó la muerte de su hermano, y confirmó que todo se dio por el licor.

“Él empezó a beber como juego, y dijo que no iba a caer como otros. Estaba en los Alcohólicos Anónimos y dejó de beber, eso le hizo delirar y ver “diablos azules”. Quién sabe qué pensó, a lo mejor estaba buscando una moneda, no sé”, dijo Martínez.

La investigación elaborada por un agente de Tránsito indica que en la muerte de Rayo hubo imprudencia peatonal, aunque el conductor está detenido por homicidio culposo.

El infortunado habitaba en Las Américas Uno, casa 1333, y dejó a tres hijos adolescentes en la orfandad.