•  |
  •  |

Tener 70 años y una cabellera con más de un metro de largo, a cualquiera lo pondría a pensar, por los problemas que representa el cuido, pero doña María del Socorro Rojas Cárdenas ha encontrado la forma de sacarle provecho a su melena: vendiéndola.

La idea de Rojas es encontrar un buen comprador, y el dinero lo utilizaría para reparar su casa, la cual, según dice, le “está cayendo encima”.
“Un día de estos se me ocurrió esa idea de vender mi cabello y me fui a un canal de televisión a expresarlo, para ver si alguien lo quiere comprar. Esto yo lo hago por necesidad, sé que es una locura, pero no tengo otra cosa que ofrecer”, señala la abuela.

Doña María del Socorro dice que a lo largo de su vida procreó cuatro hijos, tres varones y una mujer, para quienes fue padre y madre.

“En mi juventud laboré en una fábrica de supervisora de ventas en León, pero todavía estoy peleando la pensión, también aprendí corte y confección, y hasta tuve un taller en mi casa, pero todo se me vino abajo, siempre he buscado cómo sobrevivir”, agrega.

Poca ayuda
La señora Rojas Cárdenas vive sola en su casa ubicada en Altagracia, de donde fue el Cine Bombe, una cuadra al sur.

“Mis hijos siempre me vienen a ver, y cuando pueden ellos me ayudan, ¿pero qué van a  ganar,  si la mayoría de ellos son vendedores ambulantes en los mercados?”, reflexiona la anciana, quien señala que uno de sus vecinos quiere sacarla de su casa para quedarse con la propiedad.

Si alguien está interesado en la melena de doña María del Socorro o desea ayudarla a cumplir su sueño de arreglar su casa,  puede llamarla al teléfono: 88176479.