•   JÍCARO, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

La Policía neosegoviana, por aviso de un ciudadano, recogió la tarde del jueves último restos humanos dentro de una bolsa plástica, de color negro, consistentes en solamente los brazos y miembros inferiores de una persona adulta, faltando el tronco del cuerpo y la cabeza.

Según el comisionado David Jarquín, segundo al mando de la Policía en el departamento, este no es un crimen cualquiera y por las evidencias se puede calificar como asesinato atroz, porque las partes del cuerpo encontradas premeditadamente fueron cortadas con arma blanca y para hacer eso el perpetrador debió tener sangre fría.

Los restos estaban en un cauce, frente a los pozos de Enacal, en la periferia de esta ciudad.

El oficial añadió que según el doctor Jorge Calderón, médico forense, los restos por sus características aparentemente pertenecen al sexo masculino de una persona cuya edad oscila entre los 35 y 40 años. Consideran que para al momento del estudio científico de las partes humanas la persona tenía un aproximado de 72 horas –tres día- de haber muerto.

Víctima era discapacitada
Entre las características de los miembros del cuerpo es que una de las piernas es más delgada que la otra, por lo que se supone que el ahora occiso era una persona con discapacidad.

Dado que falta la cabeza y el tronco del cuerpo, ni se encontraron documentos, se desconoce la identidad del occiso, así tampoco las circunstancias de su muerte que no cabe duda fue violenta y a manos de un desalmado que guardó o lanzó en otro lugar las otras partes del cuerpo.

Jarquín dijo que el comisionado mayor Edgar Sánchez Aguilar, jefe policial en Nueva Segovia, designó un equipo especial para investigar todo lo relacionado con este horrendo crimen, similar a las pasadas de cuenta que se registran en México.

Encuentran ropa
Junto a los restos estaba una camiseta de color negro, con una leyenda en letras blancas en inglés que traducido al español dice: “No soy un ginecólogo, pero me gusta mirar”; además una gorra negra tipo Nike.

El jefe policial hizo un llamado a la población de Jícaro y circunvecinos a reportar información sobre personas desaparecidas o cualquier dato que contribuya al esclarecimiento del crimen, cuyos autores hasta el momento son desconocidos.

Jarquín supone que el asesinato ocurrió en otro lugar y parte de los restos pudieron ser llevados al lugar en un vehículo y lanzados al cause. Las autoridades están tratando de localizar los restos faltantes de la víctima.