•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

A pesar de haber sido liberados por un jurado de conciencia durante un maratónico juicio que se extendió hasta la 1:30 de la madrugada del viernes último, el juez Segundo de Distrito de Juicio de Chinandega,  Diógenes Dávila, no liberó  a Eugenio Trinidad Caballero Matamoros,  de 45 años, Eduardo Isidro Chávez y Justo Ricardo Padilla, quienes estaban procesados por estafa a  Albalinisa.

La denuncia del Ministerio Público indicaba que los tres exfuncionarios estaban involucrados en la estafa de ocho millones de córdobas contra la empresa estatal Albalinisa, derivada de la  comercialización de 30 mil quintales de arroz en granza que estaban en garantía de un préstamo  para Caballero Matamoros.

No obstante, ese argumento fue rebatido por tres abogados,  entre ellos Luis Pérez Carmona, quien aseguró que un exfuncionario de Albalinisa en Chinandega, que era el cooperador necesario y enlace de la operación,  fue liberado en audiencia inicial,  beneficio que no recibieron los otros tres acusados.

“El otro error que cometió la Fiscalía era señalar que Albalinisa jamás recibió un quintal de arroz, a partir de ahí,  con las pruebas,  se demostró que Eugenio Trinidad abonó 3 millones 800 mil córdobas en arroz de distintas calidades y quedó plasmado en una escritura pública, la cual fue incorporada a juicio”, indicó el jurista.

A su criterio, el abono desnaturaliza la estafa y Caballero envió varias comunicaciones a funcionarios de Albalinisa, las cuales fueron contestadas, demostrando,  según el abogado, la voluntad de pagar.

Por otro lado,  Pérez Carmona afirmó que el vicepresidente de Albalinisa en aquel entonces aseguró que la Cooperativa de Ahorro y Crédito La Bolivariana,  para la que laboraban los tres mencionados, les debía 400 mil córdobas en concepto del préstamo, lo cual refuerza que no hubo estafa.  

Negativa del juez
El abogado denunció que el juez Dávila, desacatando el veredicto del jurado, no liberó a los tres ex funcionarios.
“El artículo 321 del Código Procesal Penal (Cpp) establece que cuando el veredicto es de no culpabilidad,  el juez está obligado a ordenar la inmediata libertad de los absueltos en la misma sala de audiencia, salvo que existan otros casos pendientes, pero no es el caso de estas tres personas”, afirmó.

Dijo que el juez se excusó de liberarlos el viernes pasado diciendo que iba a reunión urgente en Telica, pero que los liberaría (el fin de semana) lo cual no ocurrió,  por lo que la detención es arbitraria, y según él Dávila, constituye un abuso de autoridad y usurpación de funciones.

Héctor Caballero le exigió al juez  la liberación de su hermano y los otros dos detenidos, “porque esa actitud es una burla a la justicia”.  

Ricardo David Padilla también demandó al juez la excarcelación de su padre,  Justo Ricardo Padilla.

El judicial liberó a los procesados hasta este lunes a eso de las 4:45 de la tarde, después que los familiares lo amenazaron con denunciarlo ante los medios de comunicación.