•  |
  •  |

Producto de los múltiples golpes que recibió doña Ana Julia Corea Arteaga, de 65 años, a manos de su hijo de 30 años, se rindió a la muerte este martes, tras permanecer 25 días internada en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.

El parricidio ocurrió el 25 de septiembre a eso de las 7:30 de la noche, en la comarca “Valle de Jesús”,  en Nagarote, León, cuando Michael José Largaespada Corea, de 30 años, aparentemente afectado por la muerte de su padre, la emprendió en contra de su progenitora.

La mayoría de los miembros de la familia Largaespada Corea presentan retardo mental y  el único que aparentaba ser sano es el joven Corea Largaespada, quien trabajó en la comuna como ayudante de obras y de vigilante en un centro de estudios.

“Es una familia que tiene problemas de discapacidad mental, hasta la víctima era enferma. Según las investigaciones que hemos realizado, el muchacho (Largaespada Corea) era el único miembro de la familia aparentemente sano, pero al parecer la muerte repentina de su papá --hace menos de un mes--,  fue lo que alteró su comportamiento al punto de perder la conciencia y agredir a su progenitora”, informó el subcomisionado Carlos Escoto, jefe de la delegación policial de Nagarote, León.

Ataca a enfermeras
El jefe policial agregó que Largaespada Corea cuidó a su papá,  José Largaespada,  de 70 años, por más de 15 días en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”,  porque se enfermó de  pulmonía y fue ahí donde el muchacho mostró los primeros síntomas de desesperación al punto de agredir al personal de enfermería.

“Cuando el joven se altera en el “Lenín Fonseca” lo trasladaron al Hospital Siquiátrico, lo evalúan y luego le dan de alta, sólo para que cometiera la desgracia en su familia”, señaló Escoto.

Los padres de Largaespada Corea  vivían con sus tres hijos: Michel José y  dos de 20 y 22 años. Todos presentan retardo mental.

Conflicto por propiedad

Según los vecinos de la familia, el día de la tragedia solo se escuchaban los gritos desesperados de una mujer que aparentemente era doña Ana Julia, luego  miraron pasar en varias ocasiones a la hija menor,  quien deambulaba por los caminos e incluso durmió en la calle.

“No me quise ir a meter a la casa (de la víctima),  porque tuve miedo que el muchacho (Largaespada) me agrediera, por lo que fui a buscar a otros vecinos y unos familiares de ellos,  para ir a ver qué era lo que ocurría, cuando llegamos la señora estaba tirada en el suelo ensangrentada,  con la mandíbula desprendida y buscamos cómo sacarla de estos caminos intransitables para llevarla a un hospital”, señaló un vecino, quien omitió su identidad por temor a represalias.

Otros vecinos de la familia revelaron que ahora existe un conflicto por las tres manzanas que dejaron los ancianos, quienes tenían sembrado trigo, maíz y frijoles, además hay  una vaquita, cerdos y  gallinas que recibieron como parte del programa “Hambre Cero” que impulsa el gobierno en las comunidades.

“La familia de la señora parece que está peleando las tierras que dejaron los fallecidos, porque uno de los hijos que tuvo el señor “por fuera” iba a hacerse cargos de los dos muchachos,  que aunque tengan más de 20 años, necesitan cuido porque ellos son como niños (por su enfermedad), pero los parientes de la fallecida se opusieron. Sólo quieren hacerse cargo de las tierras,  pero no de los pobres muchachos”, comentó otro vecino.

Desisten de acusar, pero Fiscalía decidirá
END buscó a los familiares de la víctima para corroborar lo que dicen los vecinos, pero en su casa no había nadie. Tampoco se logró conocer dónde fueron velados los restos de doña Ana Julia.

Largaespada Corea se mantiene internado en el Hospital Siquiátrico “José Dolores Fletes”,  adonde lo remitió el médico forense Edgar Salinas, tras evaluarlo después de que fue detenido por las autoridades policiales.

Los familiares de la víctima firmaron  un acta de desestimiento para que el cuerpo de doña Ana Julia no fuese examinado por los peritos del Instituto de Medicina Legal, porque consideran que lo ocurrido se derivó de la enfermedad mental que padecen sus hijos, señaló el subcomisionado Escoto.

Sin embargo, el jefe policial señaló que el expediente policial del caso será remitido hoy al Ministerio Público para que valoren si acusan o no al joven que mató a su mamá, porque no se puede desistir del proceso penal en delitos graves.