•  |
  •  |

Hombre se alimenta de animales muertos
Jonathan McGowan, un taxidermista inglés, ha estado alimentándose los últimos 30 años con animales muertos que encuentra en las carreteras vecinas a su hogar.

El hombre de 44 años probó por primera vez un animal atropellado cuando era adolescente y cocinó una serpiente encontrada al costado de un camino. “Sinceramente, no me gustó mucho”, confesó McGowan, “pero me pregunté cuál sería el sabor del resto de los animales muertos que se encuentran en la zona”.

Así comenzó entonces a recolectar los cadáveres de los animalitos muertos por conductores imprudentes y a cocinarlos. “No estoy haciendo nada malo, ni desagradable”, aclara el hombre.

“No estoy contribuyendo a la cadena cruel de matanza de animales para el consumo, y además los animales que encuentro están mucho más frescos que los que se venden en los supermercados, que incluyen conservantes y todo tipo de materias inorgánicas”.

De todas maneras, McGowan también aclara que si no fuera por los animales muertos accidentalmente que encuentra, no comería carne y sería vegetariano.

Mendigos extorsionan a recién casados
Los colados, gente que se mete en fiestas ajenas sin ser invitados, son una plaga, especialmente en las bodas. En la mayoría de los casos, estos pícaros individuos pasan desapercibidos: comen, bailan, charlan, se hacen pasar por parientes lejanos y se retiran antes de que los echen.

Pero no fue el caso de una pandilla de mendigos que irrumpió en una boda en China, y aduciendo deseos de buena fortuna y prosperidad a los novios, exigió una suma de dinero para abandonar la fiesta.

Los vagabundos invadieron la celebración y comenzaron a posar en las fotos junto a los novios. Cuando los invitaron a retirarse, el grupo de indigentes se negó a hacerlo, a menos que los invitados junten dinero en un pozo común para ellos. “Nos amenazaron con arruinar la boda”, denunció el novio, “Y pidieron que les demos dinero para que se vayan tranquilos.

Además, nos aclararon que si les pagábamos, tendríamos buena suerte en nuestro matrimonio”, concluyó el recién casado. No les quedó otra que pagarles, y los vagabundos abandonaron felices la fiesta.

Música que hace dormir a la gente

Una canción llamada Weightless (“Ingrávida” en castellano) se ha convertido oficialmente en la melodía más relajante de la historia. Así lo decretó el veredicto de un grupo de científicos luego de estudiar el ritmo, los intervalos armónicos, la ausencia de repeticiones melódicas y el uso de zumbidos y murmullos en la composición.

La canción, idea de un trío musical de la ciudad de Manchester, Inglaterra, es tan efectiva que se advierte a los conductores que no la escuchen en sus autos, ya que es un 11% más soporífera que cualquier otra.