•  |
  •  |

La celebración del cumpleaños número 11 de la niña Noelia del Carmen Alemán Valdivia, se convirtió en una tragedia,  luego que falleciera atropellada por un furgón.

El hecho se dio minutos antes de las dos de tarde de ayer, en el kilómetro 23 de la Carretera Nueva a León, justo cuando la pequeña se dirigía al encuentro de sus compañeros del proyecto “N1 146 Rayito de Luz”, de la iglesia Fuente de Vida Eterna,  en Mateare.

“Ella cumplió año el pasado 18 de octubre, y en el proyecto reúnen a los cumpleañeros cada dos meses, y en bus los llevábamos a comer a una rosticería en Ciudad Sandino”, dijo aún consternada la maestra Julissa Pallaviccini.

Según testigos del accidente, la pequeña iba en compañía de su hermano de 15 años, quien la ayudó a cruzar la carretera, para evitar una desgracia, pero la suerte no los acompañó.

Jaime Gutiérrez, conductor del furgón placa M164075, está detenido en el Distrito Diez de Policía en Ciudad Sandino, por homicidio imprudente. No quiso explicar cómo ocurrió el accidente.

Dos versiones
“Mi hijo mayor ya la había cruzado a ella, cuando dicen que el hombre (el chofer del camión) intentó aventajar a un vehículo y se la pasó llevando. Ya basta de tantas muertes, los conductores no disminuyen la velocidad sabiendo que aquí hay una comunidad, y los niños a diario cruzan la carretera, espero que la Policía haga su trabajo y aquí haya justicia”, dijo entre lágrimas Aleida Valdivia, madre de la pequeña.

La versión que tienen las autoridades policiales difiere de la que señalan los testigos.

“Según investigaciones de Tránsito, la niña iba a bordo de una bicicleta con su hermano, y al bajar el barranco que existe en el sector (donde ocurrió el hecho)  no pudieron maniobrar el velocípedo, impactando en el mataburro trasero de la pipa del furgón”, explicó la comisionada mayor Concepción Tórrez, jefa del Distrito Diez de Policía.

Después  de la tragedia, los familiares  de la niña y los vecinos del lugar bajaron del pesado automotor a Gutiérrez para darle “sopa de muñeca”, pero fue salvado por los agentes policiales, quienes lo trasladaron primero a la delegación policial de Mateare, y luego a Ciudad Sandino.