•  |
  •  |

Prisión para parricida
Jessie Ampié / PUERTO CABEZAS
El maltrato estaba a la orden del día para Luisa Ivania Molina Narváez, quien vivió bajo el yugo de su marido Alberto Sequeira Thomas, alias “Boxeador”, de 25 años, quien  estranguló a la infortunada.
El comisionado mayor Yuri Valle, jefe de la delegación policial de Puerto Cabezas, precisó que a pesar de que el marido aseguró que fue suicidio, las pesquisas revelaron que la dama recibía maltrato diario por parte de su cónyuge, y la médico forense Silvia Scott lo confirmó al decir que la causa de muerte fue asfixia por estrangulación.
Dado los elementos probatorios, la acusación contra el parricida fue admitida en el Juzgado del Distrito Penal de Audiencia.
Este caso viene a engrosar las alarmantes cifras de violencia intrafamiliar en la zona. El comisionado mayor Valle precisó que diariamente registran un promedio de dos a tres casos de violencia, es decir más de 50 al mes, y las cifras aumentan por falta de una Comisaría de la Niñez y la Mujer.

Baleado en la iglesia

Jessie Ampié / PUERTO CABEZAS
En la jurisdicción de la Región Autónoma del Atlántico Norte,  se conoció  que en Nisco, comunidad de Sasha, la delincuencia no respeta ni a Dios ni a los templos.
Las autoridades conocieron del caso de un hombre al que no identificaron, quien fue asesinado de tres impactos de bala   mientras estaba  en el culto.
Los testigos señalan que el culto estaba empezando,  cuando intempestivamente un grupo de sujetos ingresó al templo  e hicieron los disparos que cegaron la vida del infortunado.

 

Dos quemados por accidentes hogareños
Róger Olivas / CHINANDEGA
Con quemaduras en la pierna derecha resultó Juan José López Sánchez, de 53 años, habitante del barrio “Camilo Ortega”, de Chinandega, cuando se desmayó y le cayó agua hirviente de un perol.
“Cuando intentaron socorrerme varias personas ya se me había quemado la pierna y la espalda, gracias a Dios estoy mejor”, dijo el afectado, quien se recupera en el Hospital España, de Chinandega.
Por su parte, Ismael Poveda, de 28 años, originario de la comarca Los Zanjones, de Posoltega, resultó con quemaduras en el costado derecho y parte de la cara, cuando intentaba encender el fogón de su casa.
Relató que el accidente se produjo a las 5:30 de la tarde del jueves último, al no percatarse de que cerca del lugar había un recipiente con tres galones de gasolina, el cual tomó fuego.
Maritza Jarquín trasladó a su compañero de vida hacia el centro de salud de Posoltega, y de ahí lo remitieron al Hospital España, donde le informaron que no había necesidad de trasladarlo a la capital.
Sofía Poveda expresó que su mamá le avisó que su hermano resultó con quemaduras, y agradeció a Dios porque se recupera de manera satisfactoria.