•   COSTA RICA  |
  •  |
  •  |

Un hombre alto y fornido, según las autoridades, armó una tremenda balacera la madrugada del sábado, luego de compartir con una joven en un conocido centro nocturno capitalino.

El sujeto, a quien la Policía identificó con el apellido Calero, de nacionalidad colombiana, se irritó por razones aún desconocidas, y realizó varios disparos alocadamente, según testigos.

Cinco personas, entre ellas tres mujeres, una rumana y dos nicaragüenses, resultaron heridas y fueron identificadas como María Dragomir, María Centeno Rugama y Karen Molina Dávila.

Según informes médicos, presentaban heridas en el codo, un dedo y en un glúteo, pero ya les dieron de alta la mañana de ayer.

Los hombres heridos responden a los nombres de Ernesto Vílchez Guzmán, de 34 años y Ronald Vásquez Salazar, de 26. El primero recibió dos balazos en la cintura, el otro un balazo en la rodilla derecha y dos proyectiles más en la pierna izquierda.

Hombre fuera de control
Aunque vigilantes privados revisan usualmente a los clientes del centro nocturno Alcasar, esta vez no fueron tan minuciosos y alguien burló los controles.

Esa persona, descrita como “alto y muy fuerte”, se violentó repentinamente y discutió con empleados del local, iniciándose de pronto la balacera.

Debido a su corpulencia, se necesitó de varios hombres para controlarlo, lo que lograron cuando Calero se disparó accidentalmente en un tobillo. Ayer, permanecía a la orden de la Fiscalía acusado de tentativa de homicidio.