•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

La señora Mayra del Socorro Coronado  acudió a EL NUEVO DIARIO para pedir públicamente al sistema judicial,   que haga justicia con su hijo, Nilson Javier Coronado, quien resultó lesionado gravemente tras ser arrollado por una motocicleta.

La quejosa pide al motorizado que se responsabilice por los daños causados en la humanidad de su hijo.
El accidente ocurrió a las diez de la mañana del ocho de noviembre del 2010,  en un tramo de la carretera que une el casco urbano del municipio de Belén con Pueblo Nuevo.

Según el informe oficial de la Policía de Tránsito de Rivas, Coronado, de 30 años, caminaba en estado de ebriedad   de norte a sur, y en sentido contrario circulaba a acceso de velocidad el motorizado, Héctor Navarro, de 19 años.

Pide indemnización
Al aproximarse al centro de salud de Belén, Coronado cruzó imprudentemente la carretera y el motorizado lo embistió.

La Policía señaló que la causa del accidente fue la imprudencia peatonal, pero el motorizado también infringió varios numerales del artículo  26 de la Ley 431, entre ellos el conducir a acceso de velocidad y sin licencia.

Producto del accidente, Coronado permaneció dos meses internado en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca” de Managua, porque tuvo fracturas en una mano y costillas, y perdió dos dientes.

“Por eso pido que se haga justicia y se le indemnice”, señaló doña Mayra, quien explicó que al no llegar a acuerdo con los familiares del motorizado, el caso fue remitido de la Fiscalía al Juzgado de Potosí, porque el juez de Belén se excusó de conocer la causa, pero a la fecha la acusación por lesiones imprudentes sigue sin dilucidarse.