•  |
  •  |

Tres meses después de haber quedado huérfana,  falleció en accidente de tránsito María Elena Ticay Amador, de 17 años, quien era padre y madre de su hermana menor de 15 años.

“Imagínese cómo quedo yo ahora, sin nadie en esta vida. Mi hermana trabajaba de doméstica, cuidando casas, lavando y planchando,  como lo hacía mi mamá, para nuestra manutención y para el estudio de ambas, ahora no sé que voy hacer sin ella”, dijo aún traumatizada Gemima Ticay.

El accidente de tránsito ocurrió el siete de noviembre a eso de las 10:40 de la noche, debajo del puente a desnivel en Carretera Norte.

La adolescente iba de la Rotonda La Virgen rumbo a su casa en el barrio La Primavera, en compañía de su hermana María Elena y su primo,  Marlon Antonio Ticay.  

Policía: fue imprudencia peatonal
“Mi hermana estaba cansada de tanto caminar y se sentó un rato en la acera, cuando nosotros nos cruzamos la calle, ella nos siguió,  pero se le zafó el zapato,  al regresar a recogerlo fue impactada por una camioneta de un canal de televisión. Aunque le suplicamos que la llevaran inmediatamente al hospital, ellos se quedaron inmóviles llamando a sus abogados”, recordó Gemima Ticay.

Los agentes de tránsito del Distrito Seis de Policía tienen registrado el caso como imprudencia peatonal.

“La víctima se cruzó la vía de sur a norte, en el momento que circulaba la camioneta doble cabina plateada sin placa, conducida por Ronald García Espinoza, de 39 años, quien está detenido en las celdas preventivas para que pase a orden del Ministerio Público y sea procesado por homicidio imprudente”, dijo el inspector Bayardo Flores, jefe de la oficina de información y análisis del distrito policial.

El abogado de García Espinoza se presentó a la vivienda de esta última para buscar un trámite de mediación, pero de antemano se hicieron cargo de los gastos fúnebres.
Aunque END quiso conversar con el abogado, este mandó a decir que no hablaría e igualmente pidió a la familia doliente guardar silencio.

Los restos de María Elena Ticay Amador descansarán junto a los de su progenitora,  Xiomara Antonia Amador, en el cementerio del Milagro de Dios.

Xiomara Antonia Amador falleció el pasado 10 de agosto de este año, de tres machetazos que su vecino, Manuel Antonio Pavón López,  le propinó, sin que hasta ahora se haga justicia, porque sigue prófugo.