•  |
  •  |

Luego de estar seis días en coma en un centro hospitalario,  producto del impacto de una  bala que le penetró por el abdomen y le salió  en el hombro, se rindió ante la muerte Wiston Martín Siles García, de 16 años.

Los familiares de la víctima desconocen cómo resultó herido Siles García el pasado miércoles dos de noviembre,  a las 8:30 de la noche en Las Américas III,  a media cuadra de su casa.

“Yo escuché tres disparos, corrí a ver qué sucedía, --porque sabía que mi hijo estaba sentado en una esquina con varios amigos--, y una vecina salió a mi encuentro para decirme que era mi vástago el que estaba ensangrentado en el suelo”, dijo resignada Adalila García González.

Lo operaron dos veces

La bala perforó órganos  vitales como el hígado, riñón, intestino, bazo y pulmón, y aunque fue intervenido quirúrgicamente dos veces,  un paro cardíaco acabó con su vida.

La mujer comentó que su hijo no tenía problemas con nadie en el barrio, y trabajaba temporalmente como cargador en una empresa privada que distribuye golosinas.

Sin embargo, las autoridades del Distrito Siete de Policía determinaron que el móvil del homicidio fueron rencillas personales.

“Estamos en la última etapa de la investigación, por el momento no hay nadie detenido, pero ya lo tenemos ubicado y todo hace indicar que fue por rencillas personales, es lo que puedo informar por el momento,  para no entorpecer las pesquisas”, manifestó el comisionado Edmundo Vindell, segundo jefe del Distrito Siete de Policía.