•  |
  •  |

En la cárcel está Henry Josué Canales Arechavala, porque aparentemente de una pedrada hizo que José Ramón Obando Miranda, de 55 años, perdiera la visión del único ojo con el cual miraba.

El hombre perdió la visión del ojo izquierdo a consecuencia de un glaucoma, pero el 24 de julio de este año, perdió el derecho de una pedrada, cuando regresaba a su hogar en el barrio “Milagro de Dios”.

El escrito acusatorio señala que Mario Geovanny Contreras y un adolescente de identidad desconocida, también participaron en el ataque a pedradas contra la víctima.

La jueza Gertrudis Arias se declaró incompetente para instruir el proceso contra Canales, porque cuando cometió el delito tenía 17 años, es decir era menor de edad.

Pero Canales está preso por diez días, porque el juez suplente Séptimo Local Penal, Enrique William Larios,  le impuso la prisión preventiva por las amenazas de muerte que supuestamente profirió  contra el hijo del no vidente,  Dixon Obando Chavarría, cuando ya había cumplido los 18 años, es decir cuando ya era adulto.