•  |
  •  |

Una mala maniobra fue, al parecer, la causa de la tragedia automovilística acontecida la madrugada del domingo en el kilómetro 23½ de la Carretera Panamericana Norte, donde perdió la vida el comerciante José Isabel Leiva López, de 58 años.

La tragedia se dio al chocar de manera frontal el camión placas CT 7297 que conducía Leiva López, de sur a norte, contra el microbús placa M 088 088, que manejaba en sentido contrario Antonio Urbina Pérez, de 28 años.

Ana Arróliga, esposa de Leiva, y quien milagrosamente sólo sufrió un pequeño raspón en la frente, dijo que el accidente fue causado por el chofer del microbús, cuando intentó aventajar de manera imprudente a otro vehículo.

“Nosotros íbamos para La Libertad, Chontales, con un cargamento de verduras, cuando el chofer del microbús aventajó, y aunque mi esposo le hizo cambio de luces, él (Urbina Pérez) no miró y se produjo el choque”, relató la viuda.

Esta versión coincide con la versión preliminar que tiene la Dirección de Tránsito del Distrito VIII de Tipitapa.

Antonio Urbina Pérez, conductor del microbús, permanece en estado grave en el Hospital “Roberto Calderón”, con múltiples fracturas en las extremidades inferiores y con la perdida de la visión en un ojo, dijo una fuente policial.

Y no era para menos, pues la colisión dejó ambos vehículos con la parte delantera convertida en hierros retorcidos.

El sitio donde ocurrió el accidente es parte del trayecto de la Carretera Panamericana Norte, llamado “El Tramo de la Muerte”, que comprende entre el kilómetro 16  hasta el 44 de esa vía internacional.